Hay tráilers que no deberían existir. El de ‘¡Nop!’ (‘Nope’), por ejemplo. Te da tanta información, te enseña tantas escenas… que, cuando ves la película, tienes la sensación que lo haces por segunda vez. Un ovni, detrás de una nube, amenaza una casa en la que viven dos hermanos negros. Si lo miras, te abduce. ¿Qué hace ahí? Alimentarse de animales y humanos. Ese es el tráiler y esa es la película. Hemos visto mil veces películas de objetos voladores no identificados que vienen a buscarnos y el argumento nos lo sabemos de memoria. Ahora bien, tratándose del director Jordan Peele (‘Déjame salir’, se llevó el Óscar a mejor guion original, y ‘Nosotros’), los seguidores de los films de terror esperábamos algo más. No podía quedarse ahí, y lamentablemente, se queda ahí.

No obstante, el montaje tiene puntos fuertes que hacen que verla en la gran pantalla sea una experiencia cinematográfica. Hay secuencias que se quedan grabadas en nuestra retina. Como cuando la nave empieza a soltar encima de la casa de los protagonistas todo lo que no se ha comido de los humanos: llaves, monedas… hasta una silla de ruedas. O el trote de los caballos, en medio de la nada, que se te acaba metiendo en el cerebro. Y, sobre todo, la escena del chimpancé con la que algunos nos quedamos traspuestos al no entender, a priori, qué pinta ese inquietante primate en medio de la trama hasta que le encontramos un porqué. Existe a lo largo del film una crítica a la “espectacularización” y, en especial, al uso de los animales para ganar dinero, a su explotación y su posterior monetización. A ganar dinero incluso con la tragedia. Y ese es el valor añadido de Peele. Es lo que nos llevamos de una producción que, aparentemente, no aporta nada nuevo. Y que, aunque está catalogada como tal, -lo sentimos- no puede incluirse en el género del terror, porque, a excepción de un par de sustos y algún momento de tensión, no da miedo. Es, en todo caso, ciencia ficción.

El protagonista del film tiene un rancho y está en un momento de su vida en el que cede sus caballos para producciones de cine y televisión. Lo vemos nada más empezar el montaje con un caballo plantado frente a un croma. Más adelante se nos presenta a un personaje surcoreano (Steven Yeun) que se gana la vida en un circo usando animales. Y luego está el propósito vital de los dos protagonistas: grabar con una cámara al ovni para alcanzar la fama y hacerse ricos. Lo importante no es si el ovni come personas, lo importante es demostrarle al mundo, bajo pago, que ese ser existe y para ello, hay que pasar por caja. Otra vez el mensaje: el espectáculo por encima de las vidas.

Daniel Kaluuya y Keke Palmer. ‘¡Nop!’.

Pero hablemos de los protagonistas. Es probable que Peele buscara un contraste muy marcado entre los dos hermanos. Mientras el oscarizado actor británico Daniel Kaluuya (por ‘Judas and the Black Messiah’) mantiene la misma expresión a lo largo de toda la película, impasible a pesar de todo lo que acontece a su alrededor, su hermana, la intérprete y cantante norteamericana Keke Palmer (a quien vemos en la serie ‘Scream‘) es una fuente inagotable de energía. El personaje de Palmer es sumamente expresivo, alegre y vital, y sus gestos son especialmente exagerados. Al lado de su hermano, parece sacada de una comedia. Él, en cambio, ni pestañea y está en un estado permanente de pasividad que puede llegar a agotar al espectador. Nada le inmuta. Es un ser cansado de la vida que se pasea por ella, sin más. Y es curioso, porque en ‘Déjame salir’, la interpretación que le valió una nominación a los Oscar y en ‘Judas and the Black Messiah’, por la que también ganó un Globo de Oro, pensaríamos que no es un mal actor. Entendemos, entonces, que el director buscaba este choque de caracteres.

El uso de dos actores negros, a todo esto, no es casual, y esto es un punto a favor de la película. No es habitual ver vaqueros negros. Aquí se reivindica el papel del hombre negro en un mundo tradicionalmente dominado por blancos. Y eso, y no como los ovnis que aparecen en el cielo y absorben vidas, por lo menos, sí es original.

Bárbara Padilla
Bárbara Padilla. Colaboradora en la sección de Series de ‘La Vanguardia’. Redactora y Locutora de Informativos en RAC1. Periodista desde 2007 en el área de Barcelona. Aficionada al cine desde que tiene uso de razón y a las series desde el boom de Netflix.