¿Nos podemos reír de alguien que cae en desgracia?, ¿y si encima va a la cárcel?, ¿es correcto reírse de la cárcel y sus presos?, ¿y de las parejas que aprovechan que el otro está entre rejas para acostarse con terceros? Sí, se puede, se debe y es sano: así lo demuestra ‘Dos años y un día’.

La serie que ha estrenado ATRESplayer PREMIUM este julio, producida por Atresmedia TV en colaboración con Lacoproductora, Estela Films, Pólvora Films y Globomedia (The Mediapro Studio), está protagonizada por Arturo Valls y guionizada por Miguel Esteban, Raúl Navarro, Sergio Sarria y Luismi Pérez que ponen al espectador a caminar por los peliagudos límites del humor.

Lo hacen a través de situaciones que nos suenan: un famoso caído en desgracia, un cómico al que meten en la cárcel por un chiste, un juez devoto que no separa sus creencias de su labor profesional y hasta unos presos con opiniones de todos los colores. Todo lo hemos visto antes en informativos, y de nada de aquello nos hemos reído… hasta ahora.

Una historia que nos pone un espejo delante

‘Dos años y un día’ narra la historia de Carlos Ferrer, un famoso actor y presentador que es condenado a ir a la cárcel por un delito de ofensas religiosas. A partir de esa premisa nos pone un espejo como sociedad y nos hace reflexionar hasta dónde somos capaces de castigar el sentido del humor.

En un speech que hace el protagonista en el segundo capítulo deja clara las intenciones de esta comedia, que profundiza entre bromas:

“A mí los chistes que me ofenden son los que atacan a la gente de verdad, no a los de ficción como la Virgen. No tendría que haber nadie en la cárcel por una broma. El humor tendría que servir para señalar nuestras miserias, nuestras contradicciones, hacernos mejores”.

Ese es el objetivo de esta serie: que reflexionemos sobre dónde, o con quiénes, o sobre qué se puede bromear, si es que existe esa frontera. Porque, añade Carlos: “Si por contar un chiste a mí me apuñalan con un cuchillo hecho con un cepillo de dientes yo lucharé hasta que uses ese cepillo para lo que es, porque así tendremos un mundo más justo”.

‘Dos años y un día’.

Guiños a nuestra cultura popular (sobre todo la de Atresmedia)

Desde el arranque de ‘Dos años y un día’, los guiños a nuestra cultura, a nuestra televisión, a los protagonistas del corazón, de los realities y de nuestra historia son infinitos.

La historia de Carlos Ferrer se explica en pocos minutos al espectador, como si se tratara del tráiler de su propia serie. Como si viéramos nuestra vida pasar en pocos segundos. Para acabar (y empezar) en la entrada de una cárcel cual Pantoja y con su libro.

Las conexiones a informativos de Mónica Carrillo, el cameo “celestial” de los Javis, o el estar constantemente presente nombres como el de Manel Fuentes hacen que al espectador se le dibuje una sonrisa. Porque le están hablando de tú a tú. De lo que conoce, de lo que nos conecta, de alguien que ha visto la misma televisión que tú.

Una serie carcelaria distinta a lo anterior

Series sobre la cárcel hemos visto unas cuantas: ‘Prison Break’, ‘Vis a Vis’, ‘Orange Is the New Black’… De hecho, de unos años a la actualidad hubo un “boom” de este género. Y lo que no solemos encontrar en ellas, lejos de personajes malvados como se podría imaginar, son historias de personas que estaban en el momento incorrecto, en el lugar adecuado.

‘Dos años y un día’.

Eso también es lo que nos muestra ‘Dos años y un día’: lo injusto de un sistema que puede privarte de libertad hasta por intentar hacer reír. Lo hace, precisamente, poniendo la comedia en uno de los mayores horrores: la cárcel.

Porque esta serie demuestra que puedes reírte hasta de las mayores desgracias y que así, son menos duras. Encontrando esa chispa a cada uno de los presos que acompañan al protagonista, hasta tienes ganas de pasarte por esa C.Á.R.C.E.L . Esa, precisamente, es la llave de la libertad para muchos: la risa.

Paula Hergar es periodista 360 como diría Paquita Salas, escribe sobre TV en Vertele y presenta, guioniza y dirige el Zapping de LOS40. Además de colaborar en programas de cultura en La 2 y ser la autora del libro ‘La vuelta al mundo en 80 series’.