Chica se encuentra con chico en el tren. Chispazo. Hablan y el tiempo discurre sin que se den cuenta. Conectan, se miran. Es el inicio de una historia bonita, si no fuera porque ella descubre más adelante que el chico perfecto que acaba de conocer… es neonazi. ¿Es posible crear una historia propia de una comedia romántica que hable de la extrema derecha? La serie “Todo lo que amas” no sólo demuestra que sí, sino que argumenta que es posiblemente la forma más eficaz de hacerlo si lo que nos interesa es indagar en los motivos que llevan a jóvenes europeos a unirse a grupos de extrema derecha.

Esa es la inquietud que mueve esta serie noruega, recién estrenada en Filmin, que escudriña así en el horror y la incomprensión que dejaron tras de sí los atentados del 22 de julio del 2011. El perpetrador, el neonazi Anders Behring Breivik, era un joven que coordinó dos ataques donde murieron 77 personas. Son hechos que ya han sido explorados a través de otras películas y series. Sin ir más lejos, el año pasado se estrenó la excelente miniserie “22 de julio”, también en Filmin, que tomaba el pulso a una sociedad noruega y a la creencia de que son el mejor país del mundo. Dicho de otro modo: un país donde el horror de un atentado así no se puede producir.

En “Todo lo que amas” esta Noruega está representada por Jonas, el chico del que se enamora la protagonista. Él es, también, perfecto. Educado, inteligente, generoso. El tipo de chico del que jamás nadie podría pensar que esconde ideas de extrema derecha. De hecho, sus ideas políticas, expuestas en los primeros compases de la serie, son críticas con el gobierno y basadas en la identificación de injusticias sociales con las que la chica que está conociendo, Sara, y el espectador podrían estar de acuerdo. Es después cuando se descubre que son sólo la superficie de unos pensamientos tras los que se esconde una manera de pensar que hace ya mucho tiempo que está bebiendo de los foros online de extrema derecha. El neonazi se está construyendo en la soledad de su habitación, alimentándose del odio y de la reafirmación colectiva de otros que piensan como él, mientras que en el exterior, para el resto del mundo, parece un chico majo en el que confiar y del que nadie sospecha nada.

‘Todo lo que amas’. Filmin.

Parte de la serie consiste en el proceso que lleva a Sara a darse cuenta de que se ha enamorado de un neonazi y la otra parte en explicar cómo Jonas ha dejado que sus convicciones políticas lo hayan llevado a adoptar discursos de odio. En ambos casos, “Todo lo que amas” se arriesga buscando que la audiencia empatice con personajes que pueden provocar fácilmente rechazo o incomprensión. De ambos, la serie pone más esfuerzo en entender a Jonas, dando herramientas al espectador para determinar los factores que lo han llevado donde está. Aunque el análisis tampoco sea particularmente profundo, sino que más bien señala síntomas, es suficiente para generar una reflexión que va particularmente dirigida al público joven. De aquí que el retrato del problema de la extrema derecha europea se haga desde un género atípico como la historia romántica, ya que así es más fácil que el análisis acabe ante los ojos de quien debe ver esta serie, que son los jóvenes que podrían protagonizarla.

Toni de la Torre
Toni de la Torre. Crítico de series de televisión. Trabaja en ‘El Matí de Catalunya Ràdio’, El Temps, Què fem, Ara Criatures, Sàpiens y colabora en el programa ‘Tot es mou’ de TV3. Ha escrito libros sobre series de televisión. Profesor en la escuela de guion Showrunners BCN, le gusta dar conferencias sobre series. Destaca el Premi Bloc Catalunya 2014.