Movistar+ estrena ‘Sentimos las molestias‘, una de las series que más les ha costado sacar a la luz y que más satisfacción provoca por varios motivos: porque lanzar una ficción siempre es gratificante, pero aún más cuando el protagonista ha estado a punto de morir y, al ver su recuperación, las carcajadas que provoca la comedia se disfrutan el doble.

Y es que, cuando Antonio Resines se contagió de COVID-19, ‘Sentimos las molestias’” se paralizó y esperó a ver qué ocurría con el actor, al que le daban más del 90% de posibilidades de no superarlo. Lo hizo. Y ya tenemos delante uno de sus trabajos más anhelados.

Como si de una profecía se tratara, la nueva apuesta de la plataforma habla de lo difícil que es hacerse mayor en una sociedad que da la espalda a quienes ya no son jóvenes, y que siente como una “molestia” tener que ocuparse de ellos.

Así, Resines y Miguel Rellán interpretan a dos “viejos” que transmiten todo ese hastío, enfado, injusticia y tristeza por un mundo que les ensalzó una vez, y ahora les castiga por seguir vivos. Todo ello con un tono cómico exquisito, hasta en momentos en los que parece imposible lograrlo.

La amistad y la risa, como antídoto de la vejez

Porque sí, la serie presenta a un aclamado director de orquesta (Resines) y a una vieja gloria del rock (Rellán) que probaron las mieles del éxito y que ahora, al hacerse mayores, están viviendo la peor cara de él: el olvido.

Si ya es desagradecido cumplir años en una sociedad que equipara el ser joven con la felicidad absoluta, aún lo es más si todos los focos estuvieron en ti y, de golpe, dejan de estarlo.

Esa vida agridulce es la que transmiten dos personajes que encontrarán en su amistad y en el humor, la mejor de las medicinas. Porque uno complementa al otro y así es imposible aburrirse.

Antonio Resines y Miguel Rellán, nada más que decir

Por supuesto, gozar de las interpretaciones de dos de los mejores actores de nuestro país es uno de los mayores atractivos de la serie. Cómo hablan, cómo se mueven, cómo destilan complicidad, cómo se entienden… son Resines y Rellán en estado puro. En estado de gracia.

Puede que sí, que veamos a los actores en un papel en el que ya les habíamos visto anteriormente. Puede que lejos de ver a Rafael Müller y Rafa Jiménez, estemos viéndolos a ellos constantemente. Pero en estas comedias también encontramos ahí la gracia de discernir cuánto hay del actor y cuánto del personaje en cada una de las situaciones desternillantes que les ocurren.

También nos ocurre en ‘¿Qué fue de Jorge Sanz?’, que te preguntas si eso lo ha vivido él o es inventado. Da igual saberlo, lo importante es que lo estamos gozando a la vez junto a ellos. Se llamen como se llamen.

‘Sentimos las molestias’ en Movistar+

Los mismos creadores de “Vergüenza”

Y también se despertaba esa misma dicotomía en ‘Vergüenza‘, otra de las mejores comedias que tiene Movistar+ en su catálogo. ¿Es realmente así Javier Gutiérrez o todo lo contrario?, ¿Malena Alterio está interpretándose a sí misma o no tiene nada que ver?… y es que ‘Sentimos las molestias’ está escrita y dirigida por los mismos: Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero.

Así recuperamos algunos de los ingredientes de aquella genialidad para saborearlos de nuevo en esta comedia que se atreve a bromear con la muerte, con el abandono de la persona amada, con el olvido de la familia… con las situaciones más dolorosas de la vida. Y lo hacen, y tú te encuentras riéndote. Y ya no te preguntas si eso le ha pasado a Resines o no, sino que logran ponerte a ti en la ecuación: “¿Soy capaz de reírme hasta del mayor de mis dramas?”

‘Sentimos las molestias’ debería llamarse ‘Gracias por la experiencia’. Y ojalá al hacernos mayores dejáramos de sentir que molestamos, para experimentar la gratitud por abrir camino a los que llegan después.

Paula Hergar es periodista 360 como diría Paquita Salas, escribe sobre TV en Vertele y presenta, guioniza y dirige el Zapping de LOS40. Además de colaborar en programas de cultura en La 2 y ser la autora del libro ‘La vuelta al mundo en 80 series’.