Acabamos de despedir al 2021 y desde la óptica seriéfila podríamos definirlo como el año de los regresos. Y es que podemos contabilizar más de 15 ficciones, de mucho éxito en su momento, que escogieron al pasado año para resucitar.

Solo en España vivimos la vuelta de ‘Los hombres de Paco’, ‘El Internado’ y ‘Los Protegidos’. Y anunciaron la renovada apuesta por ‘Un paso adelante’ y hasta ‘Camera Café’.

Mientras, los títulos internacionales no se quedaron atrás con el reencuentro de ‘Friends’, la nueva temporada de ‘Dexter’, el reboot de ‘Aquellos maravillosos años’, la ya adulta ‘Punky Brewster’, el spin off de ‘Gossip Girl’ y hasta el regreso de ‘Sexo en Nueva York’ con un cambio de título y una sonada ausencia. Y solo son algunos de los más destacados.

Sin embargo, la estrategia de apostar por series que fueron un éxito rotundo no siempre funciona. Los que fueron fans de la ficción sí que suelen asomarse con curiosidad, pero como dijo Neruda, “nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos” y por eso no suelen quedarse.

Así el revival de ‘Punky Brewster’ ha sido cancelado tras solo una temporada, como también le ocurrió a ‘Beverly Hills 90210’. Mientras ‘Sensación de vivir’ marcó a toda una generación, su remake no duró ni un año. Como tampoco lo hizo la resurrección de ‘Melrose Place’ y aún menos se ha hablado del reencuentro de ‘El Príncipe de Bel Air’.

Pero ¿por qué no logran repetir el brillo que tuvieron?, ¿es mejor que dejen de resucitar series?, ¿hay algún regreso que merezca la pena? La respuesta es sí y a continuación analizamos qué títulos han acertado al volver y cuáles no:

La historia solo es interesante si aún tiene cosas que contar (nuevas)

El anuncio del regreso de una serie siempre llama más la atención que un título nuevo del que nadie conoce nada. Saber que regresa una historia que nos hizo vibrar en su momento, que nos emocionó y hasta construyó parte de nuestro sentido del humor, despierta una nostalgia con la que no puede competir ningún estreno que parta de cero, por lo que estas resurrecciones sí se garantizan el interés y la curiosidad de una base de espectadores. Pero para fidelizarlos hay que contarles cosas nuevas, manteniendo lo esencial de la idea original (para que la magia del pasado y el presente vuelva a sentirse) pero aportando algo más.

Así lo hacen Carrie, Miranda y Charlotte en la vuelta de ‘Sexo en Nueva York’, con ellas como ese “refugio” del espectador pero con nuevas preocupaciones, más vivencias y otros tabús que romper en su nueva edad. Sí, ‘And Just Like That’ tiene sentido. También ‘El Internado: Las Cumbres’ mantiene aquel halo de misterio que encandiló a todo nuestro país en 2007 pero asustando a otras generaciones con ganas de sentirse identificadas dentro de historias poco convencionales. Y parece que esa estela seguirá ‘Bel-Air’, título del reboot que dejará a un lado la comedia para experimentar con los conflictos de ser un hombre negro en los Estados Unidos de hoy en día.

Otro acierto es el regreso de ‘Aquellos maravillosos años’, que no mantiene a sus protagonistas como ese refugio pero sí lo hace con su época. Dejando que el fan de la serie siga moviéndose en el mundo que conoció pero visto desde otro prisma. ¿Puede ser una apuesta más enriquecedora?

«Al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver«

La cuestión es que lo que ya nos enamoró es difícil que vuelva a hacerlo después de tantos años. Porque hemos seguido viendo ficción, hemos madurado como espectadores y pedimos narrativas e historias distintas. Ya no nos sorprende lo que nos sorprendía antes, y el desinterés es mayor cuando detectamos lo previsible, por lo que el mayor error de los regresos seriéfilos es ofrecer el mismo contenido con un continente algo cambiado. ‘Padres forzosos’ fue innovadora en su momento, por lo singular de su premisa y las situaciones que aquello provocaba. Pero ¿qué aporta ‘Madres forzosas’ en la actualidad?

Como tampoco acertó ‘Punky Brewster’ al usar su nombre para una continuación que nada tenía que ver con la niña abandonada que vivía con su perro y un abuelo que la adoptó. Contar con la misma actriz, pero casi 30 años mayor, no era suficiente “refugio” para un espectador que soñaba con volver a aquella inolvidable cabaña del árbol plagada de colores.

Ni siquiera ‘Dexter’ acierta al regresar en otro escenario pero con las mismas historias. Porque ya se desgastó la fórmula. Lo mismo que pensó Wentworth Miller cuando rechazó regresar a ‘Prison Break’ y Michel Brown con ‘Pasión de Gavilanes’ (aunque parece que ha cambiado de opinión).

Dijo Sabina que “al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver” y de eso mismo fueron conscientes los creadores de ‘Friends’, que prefirieron apostar por un reencuentro más que por nuevos capítulos. Decisión correcta. Porque el tiempo pasa y nadie quiere imaginar el futuro real de Chandler, Monica, Rachel, Ross, Phoebe y Joey… mucho menos alejados de aquel piso. De su refugio y del nuestro.

Paula Hergar es periodista 360 como diría Paquita Salas, escribe sobre TV en Vertele y presenta, guioniza y dirige el Zapping de LOS40. Además de colaborar en programas de cultura en La 2 y ser la autora del libro ‘La vuelta al mundo en 80 series’.