Cuando eliges ver una película como ‘Mediterráneo‘, sobre el drama de la inmigración, esperas encontrarte personas desesperadas por llegar a tierra. Gente que se juega la vida en el mar para lograr otra mejor. La película te ofrece esa parte de la historia: la de miles de personas que cada día se lanzan al mar en una balsa, con un chaleco de mentira, esperando tocar tierra de nuevo; una tierra mejor. Vemos logros y pérdidas: personas que llegan exhaustas a la arena, ignorando la vida que les espera en un campo de refugiados, y otras que se hunden en nuestro mar, el Mediterráneo, en la isla griega de Lesbos, no tan lejos de aquí. Se nos muestra lo que hemos visto decenas de veces en las noticias, y por eso, ésta es quizás la parte menos sorpresiva del film. Lo que llama la atención es el empeño de una persona, en este caso, Òscar Camps, el fundador de la ONG de Badalona Open Arms, por salvar vidas. Por llevar el mayor número de personas a tierra, cueste lo que cueste.

‘Mediterráneo’, de Marcel Barrena, es una película sobre la pasividad de los países, y de toda la Unión Europea en general, ante la pérdida de vidas humanas. Una crítica a los políticos, que no mueven ni un dedo por evitar que centenares de cuerpos se hundan prácticamente cada día en el mar, como el de Aylan Kurdi, aquel niño sirio de 3 años fotografiado en 2015 muerto en la arena, símbolo del drama más absoluto. Pero es, sobre todo, una biografía. Un retrato de Camps: un socorrista que dejó su trabajo para ser útil donde no había nadie. El actor Eduard Fernández nos muestra a un hombre tozudo, a quien se le ha metido en la cabeza que no puede ser; que no puede morir gente cada día por soñar con un futuro mejor. Y se va. Lo deja todo por meterse en el agua con lo puesto y lograr que los corazones que hay en esa balsa medio desinflada sigan latiendo. En dicha aventura le acompaña Gerard, interpretado por el humorista Dani Rovira, uno de sus trabajadores en la empresa de socorrismo, que le conoce bien y sabe que cuando algo se le antoja, no hay nada que hacer. Los dos forman un tándem curioso, de aquellos que cuando uno los ve, sabe que son para siempre. 

La hija de Camps, interpretada por Anna Castillo, es otro de los elementos necesarios para entender la figura del creador de Open Arms. Su padre se ha despreocupado de ella durante tiempo, atrapado en viejos problemas con la bebida, y ella, a pesar de todo, quiere seguir sus pasos y ser socorrista. Gerard y ella van a ser los principales apoyos de Camps, un hombre solitario que deberá enfrentarse a varios obstáculos en su objetivo por salvar vidas: una policía corrupta y unos políticos que pasan del tema. Aquí todo el mundo se lava las manos, pero él lo tiene claro. Sólo necesita una lancha y dos motos de agua para cumplir su misión. En su aventura también le acompaña un fotógrafo, que va a convertirse en los ojos de todo lo que sucede en el mar. La gracia de este cuarteto es que los personajes existen en la vida real, y fueron los primeros en apoyar a Camps en su lucha vital. Imprescindible la figura de todos, cada uno con su papel en esta historia; mención especial a la del fotógrafo, que muestra al mundo el tamaño de elefante de tanta injusticia.

Eduard Fernández y Dani Rovira. ‘Mediterráneo’.

La parte de la historia que ya conocemos, la de los inmigrantes que intentan sobrevivir en medio del mar -con un salvavidas que ni siquiera hace honor a su nombre-, huyendo de una guerra o de la pobreza, nos pone delante del espejo; un espejo que nos interpela directamente y nos pregunta: ¿no salvarías tú a esta gente? Unos seres anónimos lo están haciendo porque nadie más lo hace. Están arriesgando su vida, su trabajo, su dinero, dejando atrás a sus familias, para ir a salvar a otras al otro lado del Mediterráneo. A día de hoy, Camps -quien fue Medalla de Honor del Parlamento de Cataluña en 2019-, junto a su equipo de voluntarios, ya ha salvado más de 60.000 vidas; 60.000 almas que no estarían aquí si no fuera por su cabezonería y empeño. ¿Y tú? ¿Qué estás haciendo mientras? ¿Miras hacia otro lado o tomas partido? La respuesta de la Unión Europea ya la sabemos. Ahora falta que respondamos nosotros.

Bárbara Padilla
Bárbara Padilla. Colaboradora en la sección de Series de ‘La Vanguardia’. Redactora y Locutora de Informativos en RAC1. Periodista desde 2007 en el área de Barcelona. Aficionada al cine desde que tiene uso de razón y a las series desde el boom de Netflix.