In Treatment’ (‘En terapia’) ha regresado casi una década después, y no podía haber elegido un momento mejor para hacerlo. La pandemia que estamos viviendo está comportando muchas y muy diversas consecuencias. Algunas son muy evidentes y visibles, y otras no lo son tanto. Son estas últimas las que son más difíciles de remediar precisamente por el riesgo que tienen de pasar desapercibidas. Los estudios hace tiempo que han confirmado algo que se sospechaba desde el inicio de la pandemia: que los casos de depresión han aumentado y ha habido un deterioro general en la salud mental de la ciudadanía, especialmente entre la población joven y la más mayor. En este contexto, recuperar una serie que precisamente puso el foco en los problemas de salud mental sentando a la audiencia en el diván, es una decisión muy acertada y una manera de poner este problema sobre la mesa y contribuir a visibilizarlo a través de la ficción. Para reforzar este contexto, los nuevos episodios están ambientados en el momento actual y se hace referencia a la pandemia en diversas ocasiones. De esta manera, el universo en el que viven los personajes está constantemente conectado con el nuestro, lo que constituye una de las características principales de la serie original, que hacía sentir al espectador como si estuviera en la misma habitación que los personajes, siendo un testimonio de la terapia.

El otro motivo es que el formato de ‘In Treatment’, basado en el diálogo entre dos personajes y con pocos escenarios, la convierte en la serie perfecta para filmar siguiendo las medidas de seguridad de la COVID-19. Desde este punto de vista, su regreso es parecido al de ‘Talking Heads’: se trata de dos series que habían funcionado muy bien años atrás y cuya fórmula simple las ha hecho idóneas para recuperar en unos momentos en los que la logística de los rodajes es muy relevante. El formato de un episodio asignado a cada paciente se mantiene, y sigue siendo innovador (el mérito de esta idea, recordemos, es de la serie israelí original, ‘BeTipul’, creada por el guionista Hagai Levi), aunque ahora los episodios se estrenan de cinco en cinco, de manera que está en manos del espectador asignarlos a un día de la semana como en la emisión de la serie original o elegir otra fórmula. Pero también hay novedades, siendo la más relevante el cambio de protagonista. Las tres primeras temporadas de la serie estuvieron protagonizadas por un terapeuta interpretado por Gabriel Byrne, mientras que en la cuarta la nueva terapeuta (vinculada a través del personaje anterior mediante una fotografía en el primer episodio) la interpreta la actriz Uzo Aduba.

Uzo Aduba y John Benjamin Hickey. ‘In Treatment’.

Esta elección no es nada casual. El hecho de que la psicóloga sea una mujer negra permite a la serie construir un punto de vista distinto de la etapa anterior de ‘In Treatment’ que también permite explorar temas que previamente no habían sido explorados o tratados de forma distinta. Así, el racismo y el género tienen un papel muy importante en la nueva temporada, conectándola así con las inquietudes de los tiempos actuales y movimientos sociales recientes, aunque no sean estos los temas centrales de la serie, que sigue teniendo en la salud mental su principal foco de interés. Sin embargo, hay momentos en los que algún paciente parece más representante de un colectivo, como el hombre blanco privilegiado que interpreta John Benjamin Hickey, que un individuo con problemas psicológicos para resolver. El uso de la tecnología la ha convertido en una serie un poco más fría,

especialmente en los episodios de un paciente que hace terapia online. También la terapeuta es más beligerante con los pacientes, y no siempre tiene las mejores intenciones. A medida que avanza la serie se va desvelando la historia personal de la nueva psicóloga, que acaba siendo un misterio en sí misma que se desarrolla en paralelo a la terapia de los pacientes y nos da todavía más motivos de interés para mirar esta nueva etapa de ‘In Treatment’ que ha sabido regresar en el momento oportuno.

Toni de la Torre. Crítico de series de televisión. Trabaja en ‘El Matí de Catalunya Ràdio’, El Temps, Què fem, Ara Criatures, Sàpiens y colabora en el programa ‘Tot es mou’ de TV3. Ha escrito libros sobre series de televisión. Profesor en la escuela de guion Showrunners BCN, le gusta dar conferencias sobre series. Destaca el Premi Bloc Catalunya 2014.