Este año, más que nunca, cabía plantearse si los fundadores de los Premios Sant Jordi, Jordi Torras y Esteve Bassols, que tuvieron la genial idea de unir cine y radio, habrían imaginado que llegaríamos tan lejos. Mantener los Premios Sant Jordi no es tarea fácil. Sesenta y cinco años marcando la historia del cine los avalan, pero cada vez supone un esfuerzo titánico de un gran equipo y más este año, en las condiciones que imponían los protocolos sanitarios.

Marc Sala y Laura Mesa asumieron la presentación del evento, con PCR previa de todos los que subimos al escenario, y los celebramos en los Verdi de Gracia, el cine al que yo iba de pequeña con mi abuela, lo que lo hacía doblemente emotivo en un tiempo en que las salas hacen lo imposible por salir adelante. Aprovechando su paso por el Barcelona Film Fest, se homenajeó a Johnny Depp con un Sant Jordi a su excepcional carrera, pilotada en gran parte por Tim Burton, y a la diva del cine francés Isabelle Huppert, con un Sant Jordi especial que salda una vieja deuda, el que ganó en 1990 por «Un asunto de mujeres» de su querido Claude Chabrol y nunca pudo venir a recoger. Dos celebridades del cine que se suman a la leyenda, como lo hizo Jeremy Irons hace un par de años.

Conxita Casanovas, Johnny Deep y Andrew Levitas en el BCN Film Fest 2021.

En esta edición de los Premios que RNE en Catalunya sostiene contra viento y marea, los críticos han querido reseñar la buena salud del documental premiando como mejor película española a «El año del descubrimiento» de Luis López Carrasco, que se desplazó por unas horas porque al día siguiente tenía que llegar a dar clase. Un testimonio excepcional de un país y una gente en el 92, donde la euforia de nuestras olimpiadas contrastaba con los problemas laborales que él expone y centraliza en Cartagena.

Muy ilusionada, la barcelonesa Nuria Giménez Lorang, directora de «My Mexican Bretzel» –mejor ópera prima, otro excelente documental– jugaba en casa y estuvo acompañada por su madre. De hecho, ella utilizó películas caseras de la familia, de los abuelos, para inventar una historia y un personaje que ha sorprendido en un desbordante ejercicio de imaginación. Y la actriz del momento, Patricia López Arnaiz se reencontró con Valérie Delpierre.

Para entregar la Rosa de Sant Jordi que los oyentes de Ràdio 4 decidieron que fuera para «La boda de Rosa» de Icíar Bollaín, no se nos ocurrió nadie mejor que un Jordi muy querido, Jordi Sánchez, y todos celebramos, con cálidos aplausos, la reaparición del actor catalán después de muchos días en los que su salud nos tuvo muy preocupados. Una pirueta del destino hizo que lo recogiera la guionista Alicia Luna, una de las mujeres que empuja de nuestro cine con decisión. Una intervención emotiva en la que recordó los tiempos en que era jefa de prensa de Alta Films.

Como Mario Casas no pudo viajar, la estrella de la noche fue Santiago Segura merecedor del premio de la industria porque ha tirado de ella más que nunca con la energía de «Padre no hay más que uno, 2», atreviéndose a estrenar en plena pandemia y salvando un año más los muebles del maltrecho cine español. Ingenioso como siempre, protagonizó, entre risas y sonrisas, otro momento para recordar en diálogo con Loles León, su suegra en la película, que le entregó el galardón. La actriz de la Barceloneta estaba feliz porque por fin se estrenaba en los Sant Jordi. Igual que Ruth Gabriel y Antonio Saura, que viajaron desde Madrid y que nunca habían recogido un galardón en pareja. Ellos que tienen tantos contactos internacionales se hicieron cargo de la estatuilla que galardonaba a la extraordinaria película polaca «Corpus Christi», como mejor cinta extranjera, una apabullante reflexión sobre la fe y la religión.

Vicky Peña.

Hasta la oscarizada Olivia Colman nos mandó un mensaje para agradecer, junto a su director Florian Zeller, la Rosa de Sant Jordi para «El padre» que ya consiguió el premio del público arrasando en el último Festival de San Sebastián. Desde Chile, Mariana di Girolamo, una actriz que ama Barcelona, agradecía al jurado que hubiera valorado su espléndido trabajo en la reggaetonera película de Pablo Larraín «Ema», que pone en cuestión la maternidad y nuevos esquemas de familia. Y se recordó que Luca Marinelli era el mejor por la estupenda «Martin Eden» donde da vida a un tipo que encuentra en la cultura un medio para situarse socialmente y como escritor. Con Vicky Peña volvió la emoción de un premio a la trayectoria con el que, como muy acertadamente dijo Santiago Segura, vimos la vida pasar en un soplo repasando imágenes de «Secretos del corazón», «La buena vida», «La casa de Bernarda Alba», películas de Jaime Camino o Vicente Aranda. Capaz de dar vida con igual competencia a Carmen Polo y a la Rodoreda, la hija de la Carulla, con esa humildad característica que la hace grande, recibió el Honor de manos de su compañero de tantos años, el valiosísimo Mario Gas, que le dedicó bonitas palabras, y de su amiga Carme Elías, quien con su presencia hace cualquier premio más distinguido.

El momento de pensar en los desaparecidos nos llevó a tener un recuerdo para aquellos de los nuestros que nos han dejado como Paco Betriu.

La música, muy fresca, la pusieron Miki Nuñez con su simpatía, y la novísima Suu. Entre los “entregadores” también caras nuevas como Quim Avila, que se estrena como protagonista en «Poliamor para principiantes» de Colomo y que también ha rodado «Girasoles silvestres» con el barcelonés Jaime Rosales. Mientras los invitados de aforo reducido se preguntaban dónde podían recuperar esas películas tan buenas que se les habían escapado, Santiago Segura seguía regalando selfies, cosas de la popularidad, en una noche que no se pudo alargar más allá del toque de queda, pero que se enmarca en la historia de unos premios Sant Jordi que se siguen haciendo desear y que este año, con su lanza, desafiaron al dragón de la COVID y le ganaron.

Conxita Casanovas. Periodista especializada en cine, trabaja en RTVE. Acumula mucha experiencia. Ha recorrido los festivales más importantes y ganado importantes premios pero conserva la ilusión y la pasión del primer día. Dirige el programa ‘Va de cine’ que suma ya 37 temporadas en antena en RNE-Ràdio 4 (domingos de 14h a 15h), espacio que tiene una versión en castellano en RNE- Radio 5 (sábados 11.35h) para toda España. Actual directora del BCN Film Fest.