«No queremos seguir haciendo lo mismo. No se puede mantener a June en este lugar donde la torturan todo el rato. Es aburrido» adelantaba la propia Elisabeth Moss sobre la cuarta temporada de “El cuento de la criada” y lo ha cumplido.

Es una de las series más aguardadas, ya que la pandemia retrasó sus nuevos capítulos, pero la espera ha valido la pena. Ya nada será lo mismo para June, tampoco para los seguidores de la ficción que, casi lo único que mantiene (y menos mal) es la factura impecable que la define.

Este 29 de abril, la serie distópica situada en Gilead vuelve a HBO por todo lo alto (con tres capítulos de estreno y a partir de entonces cada semana llegará otro).

(¡Prepárate que llegan curvas con algunos SPOILERS!)

La gran cuenta pendiente… saldada

Desde que en abril de 2017 Hulu lanzara “El cuento de la criada”, la serie se convirtió en un clásico instantáneo. En una de esas ficciones mejor valoradas a las que no les hace falta que el tiempo pase para consagrarse.

La calidad de la dirección, de las interpretaciones de absolutamente todo el reparto, de la singular iluminación reconocible por cualquiera, de la puesta en escena casi pictórica y del mensaje que llegaba en un momento histórico adecuado, la convirtió en una apuesta de culto indiscutible.

Sin embargo, al superar a la novela homónima de Margaret Atwood en la que está basada, algunos criticaron que la historia fuera algo repetitiva y, sobre todo, que June se hubiera convertido en intocable.

‘El cuento de la criada’

En una época en la que los espectadores ya estamos preparados para despedirnos de cualquier personaje, esta serie había sido capaz de mostrar las torturas más espeluznantes y los castigos más aterradores por los que van pasando todas las protagonistas… excepto June.

Una decisión que restaba veracidad a la historia y que, por fin, han solucionado en esta nueva temporada en la que ella demuestra ser también de carne y hueso. Tanto que la muerte le acecha muy de cerca.

La antiheroína que necesitábamos

Además de volver a sentirle en peligro, otro de los ingredientes que nos permiten empatizar de nuevo con esa June que parecía ser una santa, es que sobrepasa los límites del bien y del mal. Por fin es la antiheroína que todos esperábamos.

June ha entendido que tiene que luchar para lograr su objetivo, y lo hace con lo que tiene, material y psicológicamente. Todos le habíamos dado el beneplácito de hacer lo que hiciera falta por una hija, por salvar a las mujeres e incluso a un país. Pero ella no se lo había permitido hasta ahora.

‘El cuento de la criada’

Como algún día pensaría Walter White, Tony Soprano o Dexter, por fin la “Criada” por excelencia se ha abanderado del lema “no hay revolución sin sangre” y ya le da todo igual. Y es que, como decía, con la muerte acechando ya se tiene poco que perder. Y cuando un protagonista de una serie tiene poco que perder… ganamos todos.  ¡Bendita sea esta cuarta temporada!

Paula Hergar es periodista 360 como diría Paquita Salas, escribe sobre TV en Vertele y presenta, guioniza y dirige el Zapping de LOS40. Además de colaborar en programas de cultura en La 2 y ser la autora del libro ‘La vuelta al mundo en 80 series’.