Empezamos a oír hablar de ‘Nomadland’ durante el Festival de Venecia donde conquistó el León de Oro. Sin duda, es la película del año, no porque no haya otras, que las hay y muy buenas, sino porque ésta es de otra liga por no decir de otro mundo. Es sencillamente estratosférica, está por encima de todo lo demás. Obtuvo el premio del público en Toronto, Chloé Zhao ha hecho historia en los Globos de Oro con el premio a la mejor dirección, han seguido ganando premios en América y se han llevado los Bafta, a las puertas ya de los Oscar.

¿Qué tiene esta película que la haga tan especial? La autenticidad de una directora que sabe dar el toque humanista al cine como ya demostró con ‘The Rider’ y una actriz fuera de lo común que se ha lanzado al vacío y que aspira a su tercer Oscar, tras los de «Fargo» y «Tres anuncios en las afueras», una ganadora nata. Parece ser que fue ella precisamente la que localizó el libro de la periodista norteamericana Jessica Bruder en que se basa y la que fue a por la directora que vio como mejor opción para tratar con delicadeza este material sensible. Es una película que habla de personas que han quedado descolgadas y nos sumerge en ese mundo de gente que se han pasado la vida trabajando como mulos y que en la etapa final, en la que deberían poder sentarse en la mecedora del porche de su casa a leer o contemplar la puesta de sol, se han visto de patitas en la calle, lo han perdido todo y no les ha quedado más salida que salir a la carretera como los antiguos colonos a los que veíamos en las películas de indios pero en autocaravana.

McDormand se entrega en cuerpo y alma y consigue llevarnos con ella, con Fern, esa viuda que tiene que reconstruirse. ¡Qué bien la secunda David Strathairn, ese actor maravilloso al que George Clooney hizo brillar en «Buenas noches, buena suerte», ese compañero ideal que se le revela en el camino! Y en ese camino, precisamente, de sanación, esta mujer perpleja que va haciendo todo tipo de trabajos va encontrándose a personas, vagabundos, amantes de la libertad, que le aportan experiencias y le ayudan a soltar el dolor que lleva dentro agazapado. Historias contadas al calor del fuego y reflexionadas cuando se deja acariciar por el viento en la cara.

Frances McDormand y David Strathairn en ‘Nomadland’. Imagen cortesía de Searchlight Pictures. © 2020 20th Century Studios.

Es una película muy espiritual pero al alcance de cualquier espectador abierto y sensible que encadena momentos y traslada un mensaje: «si la sociedad se deshace de nosotros, cuidémonos entre nosotros”. Un mensaje precioso de esos nómadas que pueden imaginar un velero en el desierto. Con banda sonora de piano, ‘Nomadland’ nos invita a conectar con la naturaleza y a ser más desprendidos viendo cómo actúan pensando en el colectivo esos individuos para los que no existe el adiós porque su santo y seña es «nos veremos en el camino». Es un film que, como reza la letra de una canción de los Smith, nos hará cuestionar si ‘hogar’ es una palabra o algo que llevas contigo. «Al envejecer ganas personalidad» es algo que se escucha y se agradece en esta película que está llena de enseñanza y anima a eliminar lo superfluo y a no perder el tiempo en tonterías dejando que la vida nos pase de largo. Hay que ver cómo nos sacude viendo como una vida cabe en unas diapositivas. Vale la pena dedicarse al cine para poder hablar de películas de esta profundidad de la que cuesta desconectar porque cala muy dentro. 

‘Nomadland’ pone el listón muy alto. ¡Cómo nos costará encontrar otra película como esta! Y recomiendo un segundo visionado para ir al detalle y disfrutar el viaje.

Conxita Casanovas. Periodista especializada en cine, trabaja en RTVE. Acumula mucha experiencia. Ha recorrido los festivales más importantes y ganado importantes premios pero conserva la ilusión y la pasión del primer día. Dirige el programa ‘Va de cine’ que suma ya 37 temporadas en antena en RNE-Ràdio 4 (domingos de 14h a 15h), espacio que tiene una versión en castellano en RNE- Radio 5 (sábados 11.35h) para toda España. Actual directora del BCN Film Fest.