Desde el primer minuto de metraje quedan claras las intenciones de ‘Raya y el último dragón’: convertir a su protagonista en la nueva heroína de acción de Disney, una princesa capaz de salvar el mundo por sí misma gracias a sus espectaculares habilidades para la lucha, su ingenio y su valor. Pero también una heroína que aprende a confiar en los demás para superar los obstáculos, reclutando en su camino a un variopinto, fiero y adorable grupo de parias.

Empezando por el principio, ‘Raya y el último dragón’ transcurre en Kumandra, un universo fantástico donde los humanos y los dragones solían vivir en perfecta armonía. Pero cuando unas misteriosas fuerzas del mal amenazaron con destruirlo todo, los dragones se sacrificaron para salvar a la Humanidad. 500 años después, este territorio está dividido en cinco reinos y la joven Raya es la guardiana de la gema del dragón, el último resto de la magia de estas criaturas fantásticas por el que compiten todos los pueblos.

«Raya y el último dragón». © 2021 Disney.

Tras varios dramáticos tropezones, entre ellos el padre de Raya transformado en una estatua de arena, Raya tendrá que encontrar al último y legendario dragón, Sisu; recuperar los distintos fragmentos de la gema, ahora desperdigados por un mundo destruido; y restaurar la paz entre todos estos pueblos para que cooperen y luchen juntos contra las fuerzas del mal. Casi nada.

Siguiendo, en cierto modo, la estructura de un videojuego, Raya comienza su aventura siendo una heroína solitaria que, a medida que avanza la historia, visita diferentes lugares, conoce y aprende de sus habitantes y adquiere nuevas habilidades o conocimientos. Así, muchas de las escenas donde Raya entrena o resuelve acertijos recuerdan más a ‘Tomb Raider’ o ‘Indiana Jones’ que a ‘Frozen’. Pues la película no contiene números musicales ni historias de amor. Ni falta que hace.

Visualmente ‘Raya y el último dragón’ es un espectáculo, tanto por el mimo con que la animación construye las diferentes esquinas de Kumandra como por las hipnóticas escenas de acción que salpican la historia: una fábula sobre la aceptación y la necesidad de poner el bien común por encima de los intereses particulares o las rivalidades del pasado. Insisten, de manera machacona, en que la confianza es el único camino para que este mundo (¿nuestro mundo?) pueda salvarse. Pero la travesía es tan entretenida que nadie cortaría ni un minuto de metraje.

«Raya y el último dragón». © 2021 Disney.

Mención especial merece el hecho de que no solo la protagonista sea un personaje femenino, sino también su antagonista, otra fiera guerrera llamada Namaari, y el propio dragón del cuento, la inocente y bonachona Sisu. Además, tanto las dos princesas como el resto del elenco representan a diversas etnias. No en vano, los autores de la historia son Adele Lim, guionista estadounidense-malasia responsable de la exitosa ‘Crazy Rich Asians’, y Qui Nguyen, guionista estadounidense-vietnamita bregado en series como ‘Desde otro lugar’, ‘The Society’ o ‘Incorporated’; y uno de los directores es el estadounidense-mexicano Carlos López Estrada, cuyos créditos en televisión incluyen ‘Punto ciego’ y ‘Legión’.

En resumen, parecía complicado, pero un estudio centenario como Disney ha creado una película épica para toda la familia, con una poderosa historia sobre un mundo roto donde la cooperación es la única respuesta. Tal y como acostumbra, lo ha hecho mezclando con habilidad tragedia y comedia. Pero además, presentando un elenco diverso liderado por mujeres donde todos los personajes suman, construyendo un fastuoso universo lleno de personalidad y matices, y mostrando algunas de las mejores escenas de acción de su historia.

«Raya y el último dragón». © 2021 Disney.

En plena crisis del coronavirus ‘Raya y el último dragón debutará este viernes 5 de marzo de manera simultánea en las salas de cine y en la plataforma de streaming Disney+ a través del acceso premium con coste adicional. Lo hará junto a un corto de animación, ‘Nosotros de nuevo’, sobre una pareja de ancianos que reaviva su pasión juvenil por la vida y el amor gracias al baile. Nuevas historias y nuevas formas de distribución para nuevos tiempos.

Fátima Elidrissi
Fátima Elidrissi Feito. Periodista freelance. Doble licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid, actualmente colabora con ‘El Mundo’ y ‘The Objective’. Sus pasiones son la televisión, el cine, la literatura y el teatro. Aunque sus intereses y su trabajo también la han llevado a escribir sobre comunicación y medios, música, tendencias y lo que se tercie.