Lucy Savage (Juno Temple) es una joven heredera ansiosa por experimentar todo aquello que la vida le puede ofrecer, empezando por el amor y la pasión. De ahí que emprenda más que emocionada el viaje en trasatlántico que la llevará en 1955 desde Nueva York a Tánger para casarse con su prometido. Antes de desembarcar, el espectador ya sabe que Hugo (Hugh Skinner) tiene un romance con un hombre, el príncipe egipcio Adham Abaza (Raphael Acloque), y en el mismo momento en que la protagonista pisa suelo africano resulta evidente que su galante marido no siente ninguna atracción por ella. Así que Lucy deberá afrontar sola su viaje hacia la libertad y el descubrimiento sexual en un escenario teñido de exotismo, tanto por su particular situación política como por su atípico plantel de personajes.

Hugh Skinner (Hugo) y Juno Temple (Lucy Savage) en ‘Little Birds’.

Este domingo 14 de febrero, y coincidiendo con San Valentín, Starzplay estrena en España Little Birds’, una miniserie inspirada en los relatos eróticos de Anaïs Nin donde la mirada femenina domina el relato. No en vano, la serie está escrita por la artista qatarí Sophia Al–Maria, autora de novelas como ‘The Girl Who Fell to Earth’; y dirigida por Stacie Passon, cuyos créditos incluyen series como ‘Dickinson’, ‘House of Cards’ o ‘The Affair’.

De este modo, el peso de la narración recae sobre los personajes femeninos. La propia Lucy como la joven inocente y hambrienta de experiencias que encuentra en sus nuevas vecinas una oportunidad para ser libre lejos de un hogar disfuncional y lleno de normas, entre ellas, la provocativa dominatrix Cherifa Lamor (Yumna Marwan), la actriz y viajera Lili von X (Nina Sosanya) o la desinhibida condesa Mantrax (Rossy de Palma) y sus lujuriosas hijas (Bárbara Fernández Sabaté y Lara Véliz). Todas estas mujeres son la antítesis de su madre, una mujer tan elegante como aficionada al alcohol que no puede insistir más a Lucy en la necesidad de mantener y cuidar su físico como su único valor. Tanto es así que en sus últimas conversaciones le confiesa que tener hijos solo estropeará su figura y le recuerda que debe hacer ejercicios faciales dos veces al día para no arrugarse.

Rossy de Palma (Condesa Mantrax) en ‘Little Birds’ (©Dean Rodgers, Warp Films).

A pesar de todo, en los tres primeros capítulos de Little Birds’ el erotismo parece una promesa lejana. Quizá porque el sexo se utiliza para hablar de otras cuestiones como el poder, lo desconocido o lo prohibido. En este sentido, el Tánger de 1955, refugio donde la alta sociedad europea y norteamericana disfrutaba del lujo y la libertad sexual, tiene un papel predominante, pues esta zona internacional aparece retratada como un lugar casi fantástico donde todos los deseos pueden hacerse realidad, pero también como un polvorín donde una revolución está a punto de estallar. En pocas palabras: la creciente oposición marroquí se ha convertido en una amenaza en el protectorado francés, que teme una insurrección ante el inminente regreso del sultán Mohammed V, obligado a exiliarse de Marruecos dos años antes.

Yumna Marwan (Cherifa Lamor) y Juno Temple (Lucy Savage) en ‘Little Birds’ (©Dean Rodgers, Warp Films).

A favor y en contra de la serie juegan, precisamente, la cantidad de personajes, temas y situaciones que aborda. El impacto del colonialismo, el lucrativo negocio de la industria armamentística, el racismo que impera en esta sociedad donde la población local es el servicio o el divertimento de los pudientes extranjeros, las diferentes formas de sexualidad y las consecuencias de reprimirlas u ocultarlas. Ciertamente, la intención de ‘Little Birds’ no es narrar esta crisis política, pero en su afán por dar mayor profundidad a la historia la serie a veces olvida su verdadero propósito, tal y como se apuntaba al principio, narrar el despertar sexual de Lucy. De hecho, uno de los principales reclamos de la ficción es su célebre fuente de inspiración: los Pajaritos que Nin escribió en los años 40 por encargo de un millonario coleccionista de relatos eróticos que al parecer pagaba a la escritora un dólar por página. En resumen, si el espectador se deja seducir por este maravilloso escenario, rodado, por cierto, en Tarifa, y es capaz de dejarse llevar por las historias de estas mujeres, podrá disfrutar del viaje.

Fátima Elidrissi
Fátima Elidrissi Feito. Periodista freelance. Doble licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid, actualmente colabora con ‘El Mundo’ y ‘The Objective’. Sus pasiones son la televisión, el cine, la literatura y el teatro. Aunque sus intereses y su trabajo también la han llevado a escribir sobre comunicación y medios, música, tendencias y lo que se tercie.