“Es un virus, una especie de súper gripe” dice uno de los personajes de ‘The Stand’ en el primer capítulo. Una frase que seguramente resonará en el mundo entero, porque la hemos pronunciado decenas de veces en 2020 y, sin embargo, lo más impactante es que esas palabras las escribió Stephen King en 1978. Hace 43 años. Lo hizo en su libro ‘Apocalipsis’ (en España se tradujo como ‘La danza de la muerte’, hasta que en 1999 se lanzó su versión íntegra) en el que cuenta cómo una pandemia mortal arrasa con casi toda la población mundial.

Que el maestro del terror escribiera hace cuatro décadas “es un virus, una especie de súper gripe” para contar esta historia es escalofriante pero lo es más al ver la adaptación televisiva que ha hecho CBS en 9 capítulos y que emite Starzplay en España cada domingo.

Las semejanzas con lo que estamos viviendo con la COVID-19 te dejan atrapado ante la pantalla porque la única explicación que encuentras para tantas coincidencias es que alguien leyera el libro original (de más de 1.000 páginas) y creara dicho virus en la actualidad: en la serie los únicos que sobreviven son niños y los adultos que lo hacen no entienden la razón, la tos es el principal síntoma, los políticos se niegan a frenar la actividad por “simples resfriados”, hay sospechas de que las altas esferas tuvieran algo que ver con la enfermedad y hasta el epidemiólogo de la ficción se acaba contagiando… ¿Recuerdan cuando Fernando Simón anunció que lo sufría? Pelos de punta.

‘The Stand’

Diferencias con la realidad que dejan mejor sabor de boca

Pero como la diferencia entre la realidad y la ficción es que esta última tiene que tener sentido, ‘The Stand’ cumple con su cometido de entretener y logra que desconectemos del momento en el que estamos viviendo con ingredientes distintos que se agradecen.

La serie tiene elementos sobrenaturales un tanto desagradables pero que a la vez nos permiten seguir sacando una sonrisa ante su creador, por ser capaz de vivir con los pies en el suelo y una mente en las nubes. Genios que siempre son dignos de leer y de ver en adaptaciones.

Los saltos en el tiempo son otra diferencia con nuestra realidad porque, aunque nos gustaría, para nosotros no es tan fácil visitar el pasado para detectar al primer contagiado, ni al futuro para descubrir lo que nos espera. Sería un gran poder, pero quizá no tan agradable como creemos.

Y para acabar con las diferencias entre la adaptación televisiva de ‘The Stand’ y nuestra realidad es que CBS no escatimó en presupuesto. Algo que ha permitido ofrecer una de sus mejores producciones de los últimos años. Sin embargo, muchos países no pueden decir lo mismo en cuanto a la gestión de la pandemia actual. Seguiremos con ‘The Stand’ para ver si Stephen King ya conocía nuestro futuro o solo era un espejismo.

Por Paula Hergar
Paula Hergar es periodista 360 como diría Paquita Salas, escribe sobre TV en Vertele y presenta, guioniza y dirige el Zapping de LOS40. Además de colaborar en programas de cultura en La 2 y ser la autora del libro ‘La vuelta al mundo en 80 series’.