El true crime és un género que se ha puesto muy de moda en los últimos años. Basta entrar en cualquier plataforma para encontrar decenas de estas series documentales sobre casos reales que suelen utilizar técnicas propias de la ficción (giros de guion, cliffhangers, etc.) para enganchar a la audiencia a historias de crímenes y asesinatos. Cuanto más rocambolescos mejor. Cuanto más morbosos mejor. Cuanto más violentos mejor. Si unen los tres adjetivos ya tenemos un ganador seguro.

Es evidente que los true crime apelan a los instintos más básicos de la audiencia, aun cuando tienen detrás un objetivo noble como denunciar una injusticia o visibilizar los defectos del sistema. Quien más, quien menos, se ha enganchado a las virtudes de “Paradise Lost”, “Making A Murderer”, “The Jinx”, “The Keepers”, “Evil Genius” “Wild Wild Country” o “Tiger King” por mencionar algunos de los títulos más populares de un género que está en auge.

Søren Malling. «The Investigation».

La historia del caso del submarino podría haber sido un material idóneo para un true crime. En el año 2017 una periodista que fue a entrevistar a un hombre que se había construido su propio submarino desaparece. El submarino sufrió un accidente del que sólo salió ileso su fabricante. Este, el principal sospechoso, sería fácilmente el centro de atención de cualquier producción sobre el caso y la mirada de las cámaras, ya fuera con un tratamiento documental o con un tratamiento de ficción, habrían caído rendidas ante la fascinación que provoca el asesino, representante del mal y por tanto un abismo al que queremos mirar a través de la comodidad del sofá. Como en “Mindhunter” o en “Des”. Pero el encargado de narrar esta historia, Tobias Lindholm, tuvo una idea distinta. El guionista y director danés, conocido por haber sido uno de los creadores de “Borgen” había trabajado, precisamente, en la primera temporada de “Mindhunter” junto a David Fincher, y no tenía interés en otra serie criminal. Sin embargo, se entrevistó con el jefe de homicidios de Copenhague y lo que le contó le hizo cambiar completamente de perspectiva.

«The Investigation».

El resultado de esa entrevista fue la decisión de tirar adelante “The Investigation”, una miniserie que se ha estrenado hace unos días en Movistar y que no tiene nada que ver con el true crime. De hecho, es casi su opuesto. En vez de adentrarse en los detalles escabrosos del caso, esta miniserie rehúye el impacto fácil. No hay reconstrucción del crimen. De hecho, ni siquiera aparece el asesino. En su lugar, la ficción se centra en la investigación, tomando como referencia al jefe de homicidios encargado de investigar la desaparición y a un fiscal que llevará el caso. Ambos están interpretados por dos actores que los seguidores de “Borgen” conocerán bien: Søren Malling y Pilou Asbæk, que ponen peso dramático a unos personajes que se definen por la determinación de impedir que otro culpable sea declarado inocente (se establece, a través de otro caso, la frustración de ambos con el sistema que permite estas injusticias).

Søren Malling y Pilou Asbæk. «The Investigation».

The Investigation” sigue de forma extraordinariamente minuciosa el trabajo del equipo de homicidios para conseguir asegurar una condena y el desgaste personal que el caso tiene para todos los implicados, adoptando un ritmo narrativo que para muchos será lento pero que es consecuente con la intención de la serie: que el espectador note el peso de los días, al estilo de “Forbrydelsen” (que también contaba con Søren Malling). Los vínculos que unen a todos los implicados en el caso, incluidos los padres de la periodista, acaba siendo el centro de la miniserie, que muestra cómo se apoyan entre ellos de manera que no se fija en la oscuridad, sino en la luz que lucha contra ella.

Toni de la Torre. Crítico de series de televisión. Trabaja en ‘El Món a RAC1’, El Temps, Què fem, Ara Criatures, Sàpiens y Web Crític. Ha escrito libros sobre series de televisión. Profesor en la escuela de guión Showrunners BCN, le gusta dar conferencias sobre series. Destaca el Premi Bloc Catalunya 2014.