“Judas traicionó a Jesucristo por 30 monedas. … 2000 años más tarde, una de ellas aparece en un pueblo remoto de España, desencadenando una serie de fuerzas sobrenaturales que amenazan con destapar secretos del Vaticano y aniquilar a la raza humana”. Con esa premisa no podía ser otro que Álex de la Iglesia el que estuviera tras la nueva serie española que HBO estrenó el pasado 29 de noviembre.

Con un reparto plagado de nombres propios capaces de recorrer todo el espectro interpretativo con solo una mirada aterradora. Con una banda sonora que te mantiene alerta ante los momentos de thriller, la magia de la fantasía e incluso destellos de Alfred Hitchcock. Y una dirección casi pictórica que regala planos dignos del Museo del Prado.

Con todo ello, la serie logra atraparte y expulsarte en un mismo capítulo porque sus aciertos son muchos, pero están casi por igual que sus despropósitos.

Lo mejor de ‘30 monedas’

Sin duda, el casting es una de las fortalezas de la apuesta. No solo porque nombres como el de Miguel Ángel Silvestre, Carmen Machi, Eduard Fernández y Megan Montaner sean un reclamo para el público, sino porque los personajes parecen haber estado escritos para su lucimiento.

«30 monedas».

Pocas veces hemos visto a Silvestre en el papel de un político conservador, inseguro, interesado y algo patán. Y lo borda. Tampoco nos es fácil odiar a Machi pero sabíamos que cuando se lo propusiera lo lograría. Y la detestamos. El físico con el que nos sorprende Fernández es proporcional a su creación de un peculiar cura que esconde mucho más que un torso envidiable. Pero a la que descubrimos realmente en el género de terror es a Megan, a la que conocimos en “El Secreto de Puente Viejo” y poco a poco nos ha ido convenciendo de que es una de las mejores actrices de su generación. Capaz de todo. Hasta de ser la Ellen Ripley de Pedraza.

Como hemos adelantado, la dirección de Álex es el otro pilar fundamental para admirar la obra. Y digo “la obra” porque los planos son casi elementos pictóricos que recuerdan a pinturas del Renacimiento. Hay secuencias en el pueblo (ese pueblo que es otro personaje) que podríamos congelar y exponer en museos del Vaticano. Y es que la religión es una constante en la serie. Como el Alien que te susurra al oído. El catolicismo es igual de asfixiante en toda la producción.

Mientras, la banda sonora de Roque Baños consigue que durante todo el arranque de la serie no puedas desviar la mirada de la pantalla. Te mantiene en constante tensión, así como la historia frenética que te cuenta en un principio…

Lo peor de ‘30 monedas’

Pero esa historia que te engancha en un principio es la misma que se queda a medio gas en tan solo un capítulo. Algo que se le critica mucho a De la Iglesia, al proporcionar arranques tan espectaculares que son difíciles de mantener en lo alto hasta el final. No cumple con lo prometido, y sabemos que eso es de las peores cosas que pueden ocurrirnos.

«30 monedas».

El relato que nos narra con una premisa interesante, acaba descontrolándose pasando del suspense al terror fantástico a fuego tan rápido que se quema la trama en pocos minutos. Poco nos deja a la imaginación para los siguientes capítulos. Y ese es otro de los grandes errores que se deben evitar en las series (y en la vida): gastar todos los cartuchos de una sola vez.

Paula Hergar es periodista 360 como diría Paquita Salas, escribe sobre TV en Vertele y presenta, guioniza y dirige el Zapping de LOS40. Además de colaborar en programas de cultura en La 2 y ser la autora del libro ‘La vuelta al mundo en 80 series’.