Los aficionados a las series de acción hace tiempo que lo saben bien: Israel se ha convertido en una garantía cuando se trata de adrenalina. El hecho de que el mundo haya descubierto el talento que hay en el país para este tipo de serie se lo debemos sobre todo a ‘Homeland’. El éxito de la serie estadounidense, que estaba basada en una serie israelita llamada ‘Prisoners of War’ (‘Hatufim’ en su título original), hizo que muchos se preguntaran si había otras series parecidas del mismo origen. No sólo las había, si no que la industria televisiva israelita, que no era precisamente novata en la exportación de formatos y contenidos televisivos (una de las series de las que se han hecho más remakes en todo el mundo es ‘BeTipul’, más conocida en nuestro país por su remake americano, ‘In Treatment’) vio que tenía entre manos un filón. Así que mientras los creadores de ‘Homeland’ y ‘Prisoners of War’ se aliaban para crear conjuntamente otra serie similar como ‘Tyrant’, en Israel se veía la oportunidad para exportar series de acción similares: trepidantes, con tramas de espionaje y con un componente político siempre al servicio de la adrenalina.

Niv Sultan en ‘Teherán. Apple TV+.

Además, la expansión de las grandes plataformas, mejor dispuestas a tener contenidos de diferentes nacionalidades, y de los espectadores, también más dispuestos a ver series de orígenes distintos, permitió que las series israelitas llegaran directamente al público (no en forma de remake). Así se sucedieron series como ‘Hostages’, ‘False Flag’, ‘When Heroes Fly’, ‘The Spy’ y, por supuesto, ‘Fauda’. Esta última es quizás la que más éxito ha tenido de todas, con su posición arriesgada en el conflicto entre Israel y Palestina (para ser una serie israelí, claro) y sus escenas de acción trepidantes, cámara al hombro, han proporcionado momentos de alto voltaje cercanos a los que, hace años, uno sólo podía experimentar viendo a Jack Bauer en ‘24’. Precisamente el jefe de guionistas de ‘Fauda’ es el creador de la nueva serie, ‘Teherán’, que explora la relación entre Israel e Irán (de nuevo, con el punto de vista condicionado por el país de procedencia). Estrenada en verano en el canal público Kan 11, ahora ha empezado su distribución internacional a través de Apple TV+, que con esta incorporación ha realizado uno de sus mejores fichajes desde que aterrizó en nuestro país.

Shaun Toub en ‘Teherán’. Apple TV+.

La serie no sólo es la consolidación del prestigio de Israel haciendo este tipo de serie, sino la sublimación de una fórmula, uniendo todos los elementos que han funcionado en series anteriores. A partir de una historia sencilla, la de una hacker agente del Mosad que debe viajar a Teherán para desactivar el sistema de defensa aérea de Irán y así facilitar un ataque de Israel, la serie nos sumerge en una historia de giros constantes que no deja respirar ni un segundo y un entramado de personajes que van mucho más allá de la protagonista, interpretada por la actriz Niv Sultan. El reparto incluye nombres la mayoría desconocidos fuera de Israel, pero hay algunas caras que los seguidores de ‘Homeland’ van a reconocer, como Shaun Toub, que en la serie estadounidense interpretaba a Majid Javadi, o el americano de origen iraní Navid Negahban, que fue Abu Nazir. No se trata de meras coincidencias. Los responsables de ‘Teherán’ tienen claro que ‘Homeland’ sigue siendo el modelo de éxito a imitar, por encima de todos los demás, y que cualquier detalle que sirva para asociar la serie al éxito norteamericano les va a ser positivo. Ahora que la serie de Claire Danes ha llegado a su fin y que sus seguidores andan huérfanos de una serie que les administre la dosis de acción y política internacional que necesitan, ‘Teherán’ se ha posicionado como una heredera más que recomendable.

Toni de la Torre. Crítico de series de televisión. Trabaja en ‘El Món a RAC1’, El Temps, Què fem, Ara Criatures, Sàpiens y Web Crític. Ha escrito libros sobre series de televisión. Profesor en la escuela de guión Showrunners BCN, le gusta dar conferencias sobre series. Destaca el Premi Bloc Catalunya 2014.