A David Victori (Manresa, 1982) le encanta construir personajes complejos, bien armados de historias potentes y originales que contar al espectador. Y esto ha vuelto a hacer en el thriller “No matarás”, que, después de su paso por el Festival de Sitges, llega a los cines con un excelente y exigente Mario Casas como protagonista junto a la debutante Milena Smit. Conversamos con el director sobre actores, métodos de trabajo, meditación o ansias de superación.

¿Estás satisfecho con la acogida de “No matarás” en el Festival de Sitges?

Estoy muy agradecido, contento y emocionado con la reacción del público y también de la crítica. El día del pase oficial fue un día precioso. Aunque siempre digo que, para mí, la mirada del espectador no es tan importante como el proceso de hacer la película. Y también tenemos que tener en cuenta que, en Sitges, todo se magnifica y vives en una burbuja. Ahora habrá que ver cómo funciona la película en taquilla.

¿Cómo defines “No matarás”? ¿En qué género situarías esta odisea nocturna en la que un tranquilo Mario Casas se introduce, de repente, en una espiral de violencia, locura y desenfreno por casualidad y por culpa del personaje de Milena Smit?

Yo lo defino como un thriller de acción sensorial, y que está muy relacionado con uno de mis primeros cortometrajes, “Reacción” (2008), que protagonizó Santi Millán. “No matarás” es una especie de intento de llevar al terreno del largo ese corto, para que el espectador viva en primera persona ese viaje que hace el personaje de Mario Casas. En este sentido, hay una escena en la que el público, muy conectado con Mario, incluso aplaude lo que le ocurre a otro personaje. Y no digo nada más…

¿Cómo te planteaste el trabajo previo al rodaje? ¿Qué era lo que más te interesaba?

Primero, lo que he dicho antes, y es esta vocación de que tuviese una narración muy sensorial, de que interviniesen todos los sentidos de Dani, el papel de Mario. Segundo, darle una absoluta libertad tanto a Mario como a Milena Smit. Durante la primera lectura de guion, él me dijo que teníamos que ir hacia la verdad, que no podíamos fingir. Yo quería llevarle hacia el límite, y Mario me contestó: “Hazme este regalo”. En el caso de Milena, al no ser actriz, no la podía dirigir de una manera convencional, o sea, no podía decirle que se pusiera en esa marca y no se moviese de ahí. En este sentido, fue muy importante el uso de la cámara en mano, que facilitaba el movimiento de los actores. Cada día, preparábamos el escenario concienzudamente, lo decorábamos e iluminábamos, y lanzábamos a los actores a morir allá. El operador de cámara, Edu Canet, incluso tenía tratamiento de ‘actor’. Era básico para conseguir ese lenguaje frenético de “No matarás”.

David Victori y Mario Casas

Después de tus cortos y de tu primer largometraje, “El pacto” (2018), es evidente que a ti te interesan los personajes turbios o que se rodeen de gente turbia, negativa, manipuladora…

Sí, hay algo especial en el hecho de hablar de gente normal y corriente que, de repente, es llevada límite. Me interesa el ser humano, y cómo sostiene sus principios morales en las situaciones más extremas. En “No matarás”, Dani es el ejemplo perfecto de esto.

Sin Mario Casas, Dani no sería este Dani tan potente que nos encontramos en la pantalla. ¿Por qué le escogiste a él?

Para empezar, soy muy amigo de Oriol Paulo, que le dirigió en “Contratiempo” (2016), y me dijo que Mario es el actor más obsesivo en su trabajo que puedas encontrar. Eso ya me iba bien para construir a Dani. Yo también soy un flipado de mi trabajo, y en Mario me he encontrado con la horma de mi zapato, como se suele decir. Es otro loco como yo. Con Milena, fue en el tercer casting cuando me convencí de que ella tenía que interpretar a Mila. Siguiendo mi intuición, Milena y yo no hablamos de su personaje, sino que le puse música, hicimos unos ejercicios de meditación tantra…, ¡y ya lo teníamos! Una vez conseguidos los dos actores centrales, necesitaba que los productores confiasen a muerte en el proyecto. Y así fue.      

Con “El pacto” no tuviste tanta suerte: sí, fue bien de público, pero no gusto tanto a la crítica como “No matarás”.

“El pacto” llegó después de muchos proyectos que se habían ido cayendo a lo largo de los años. Es algo que nos pasa a todos los directores. Con el propósito de que no cayera también, hice algunas concesiones en “El pacto” a nivel de historia y de forma. Fueron unos cambios que acabaron afectando al resultado final de la película, que se quedó entre dos aguas. En cambio, es verdad que funcionó en taquilla y que fue rentable.

David Victori y Belén Rueda en «El pacto»

Vamos a tus inicios: ¿por qué te decidiste por el cine como profesión?

Me incliné por el cine por una cosa muy instintiva, que es la necesidad de explicar historias. Ya me pasaba de pequeño, con los muñecos de juguete. Un día descubrí que el cine era el juego más divertido con el que yo podía expresarme. A otros niños les da por la música o por el dibujo. El cine es como una droga: una vez lo pruebas, no puedes parar.

En 2015 estrenaste el corto “Zero” bajo el amparo de YouTube, y con Michael Fassbender como padrino y productor ejecutivo. Creo que, al igual que con “El pacto”, no quedaste muy satisfecho con la experiencia.

Es verdad, fue una experiencia agridulce. No tanto por el resultado como por la poca implicación de YouTube, que acabó desentendiéndose de “Zero”. Fue una pesadilla.

Has estado en el guion de la tercera temporada de la serie “Comando Squad” (Flooxer), que lleva el subtítulo de “Reset”. ¿Qué te interesaba de este producto juvenil?

Yo venía de “No matarás”, y me pareció una marcianada implicarme en los guiones de “Reset”. En “No matarás”, se trataba de descolocar constantemente a Mario y Milena, y acepté el reto de “Reset” si ahí también tenía la licencia para coger a estos youtubers que interpretan a los protagonistas y ponerles en situaciones sobre las que ellos no tenían ni puta idea. Una vez hecho, dejé la realización en manos de Mireia Noguera. Ahora estoy en otra serie, “Sky Rojo”, que producen los creadores de “La Casa de Papel” para Netflix. Sus protagonistas son Verónica Sánchez, Miguel Ángel Silvestre, Lali Espósito, Enric Auquer, Yany Prado y Asier Etxeandia, entre otros. Cuenta la huida de tres prostitutas de un club de alterne.

Mario Casas y David Victori

“Sky Rojo” y el estreno de “No matarás” han llegado a tu vida después de un confinamiento que dices que has llevado bastante bien. ¿Cuál ha sido tu secreto?

Que soy una persona muy tranquila, muy zen. Aunque suene un poco políticamente incorrecto, durante el confinamiento fui muy feliz. Lo pasé en Madrid, trabajando en casa en varios proyectos.

Te dan carta blanca para escoger a las estrellas de tu próxima película… ¡Elige!

Pues… ¡Javier Bardem! Y Mario Casas. Es un artista que lleva su profesión al límite. Siempre quiere descubrir cosas nuevas.

Pere Vall es periodista cultural y del mundo de la farándula en general, especializado en cine. Colabora en Time Out, Ara, RNE y Catalunya Ràdio, y fue redactor jefe en Barcelona de la revista Fotogramas durante más de 20 años. Fanático de Fellini, de las películas de terror buenas, regulares y malas, y del humor y la comedia en general. De pequeño quería parecerse a Alain Delon, y ha acabado con una cierta semejanza a Chicho Ibáñez Serrador. No se queja de ello.