Si están cansados de series que son un drama, deprimentes, angustiosas y que tratan temáticas duras, y necesitan algo más optimista y reconfortante, no lo duden: pongan un ‘Ted Lasso’ (Apple TV+) en su vida. Es la serie que necesitábamos en estos tiempos de pandemia en los que la industria de la televisión parece obsesionada en ejercer de espejo de la cruda realidad y multiplicar así su efecto. Que ‘El Colapso’ es una serie excelente y seguramente lo mejor del año ya lo sabemos, pero lo que en estos tiempos necesitamos es optimismo a raudales.

«Ted Lasso»

Y eso es lo que ofrece este personaje de sonrisa franca, mostacho espeso y acento de Texas al que fichan para entrenar a un equipo de fútbol de la primera división inglesa sin que tenga este ni idea de balompié. Ni en qué consiste un fuera de juego, ni cuantas tarjetas amarillas te sacan antes de la roja, ni nada. Su única experiencia como entrenador se reduce, de hecho, a haber entrenado a equipos de instituto de fútbol americano en su país. Se preguntarán entonces por qué fichan en Inglaterra a este personaje. La respuesta: forma parte de un plan para hundir el club.

«Ted Lasso»

Cuando llega a su nuevo trabajo recibe palos por todas partes, claro. Por parte de sus propios jugadores, de los periodistas, de los aficionados. Pero Ted Lasso nunca pierde la sonrisa. Da igual lo hirientes y certeros que sean los comentarios que le disparan. Es impermeable a las críticas. El optimismo de este hombre tiene una resiliencia extraordinaria y uno se pregunta si Ted Lasso vive en una burbuja de autoengaño o si, por el contrario, resulta que es el más sabio de todos. Va a ser lo segundo.

«Ted Lasso»

A medida que avanzan los episodios descubrimos que Ted Lasso no ha venido a ganar el partido del campo, sino el del vestuario. Poco a poco, se va metiendo en el bolsillo a todos los personajes con su actitud permanentemente positiva. Incluyendo a los espectadores, claro. Incluso al que primero piensa que la serie es entretenida pero nada más y se la mira con cierta distancia. Incluso a este hay un momento en el que se lo gana y se hace devoto de la filosofía Ted Lasso, que va tan a contracorriente en estos tiempos que corren. El personaje es inspirador como el entrenador Eric Taylor de ‘Friday Night Lights’ pero en clave de comedia. Con sus sonrisas, su fe en lo imposible y su amabilidad impertérrita, Ted Lasso hace que todos a su alrededor sean mejores.

«Ted Lasso»

Dando vida al entrenador, y esta es una de las claves de la serie, está un Jason Sudeikis estupendo, que consigue convertir lo que era una caricatura (Ted Lasso surge originalmente de unas promociones televisivas de la liga inglesa en la que se jugaba con el choque cultural) en un personaje con hondura, con el que reímos, sí, pero que también tiene momentos de fragilidad, dando dimensión humana al bufón de una manera parecida a lo que Steve Carell hizo con Michael Scott en ‘The Office’.

«Ted Lasso»

El otro aspecto que es fundamental es lo bien que están dibujados los personajes secundarios. Como en cualquier workplaceprogram, el engranaje entre los distintos personajes es vital para que la dinámica funcione. Y ahí tenemos al ayudante del entrenador (interpretado por Brendan Hunt, co-creador de la serie), al veterano Roy Kent (que interpreta Brett Goldstein, que también forma parte del equipo de guionistas), al insoportable Jamie Tartt, una suerte de Cristiano Ronaldo muy irritante, a Nathan, el tímido utillero del equipo, etc. Incluso incorporaciones tardías como Dani Rojas, el futbolista en éxtasis permanente por el simple hecho de jugar a fútbol, funcionan de maravilla. Como también lo hace un guión bien cuidado, que recoge elementos de un episodio a otros (frases, situaciones, objetos) para proporcionar humor y una conexión con el espectador que ha entrado en el mundo de los personajes. Y es realmente fácil entrar en ‘Ted Lasso’. Como sucede con su protagonista, no es necesario saber nada sobre fútbol. Simplemente tener ganas de ver la vida con optimismo.

Toni de la Torre. Crítico de series de televisión. Trabaja en ‘El Món a RAC1’, El Temps, Què fem, Ara Criatures, Sàpiens y Web Crític. Ha escrito libros sobre series de televisión. Profesor en la escuela de guión Showrunners BCN, le gusta dar conferencias sobre series. Destaca el Premi Bloc Catalunya 2014.