El director Koldo Serra (Bilbao, 1975) repite en esta nueva temporada de “El Ministerio del Tiempo” (TVE), una serie que, en los últimos tiempos, ha compaginado con “La Casa de Papel” (Atresmedia, Netflix). También dirige “Caminantes”, la ficción de terror producida por 100 Balas (The Mediapro Studio), escrita por José A. Pérez Ledo, que se estrenará próximamente en Orange TV. “Caminantes” aborda el género de terror con una trama de suspense adrenalínico, cuyo principal recurso narrativo será la técnica del “metraje encontrado”, donde las capturas realizadas con móviles tendrán un protagonismo especial en la historia. 

Hablamos con el realizador sobre su trabajo y sus proyectos en cine y televisión, sobre las mujeres en sus historias y también sobre el futuro del mundo audiovisual.

Has dirigido el séptimo capítulo de esta cuarta temporada de “El Ministerio del Tiempo”, que acaba de estrenar TVE. ¿Cómo es integrarse en una serie con un estilo y con unos personajes tan reconocibles y exitosos?

Es maravilloso porque, como director, sabes que no va a haber un capítulo igual a otro. Cada episodio transcurre en un período histórico, y es como hacer una película de época diferente cada vez. Además, los personajes ya están muy marcados, son muy reconocibles, de manera que centras el trabajo en función de lo que acontece en ese episodio concreto. Ya rodé dos episodios en la anterior temporada, además, muy diferentes.

¿Cuál es el secreto del éxito de la serie?

Creo que hay dos factores: por un lado, sus guiones y personajes, y, por otro, que mezcla muy bien la ficción de aventuras (viajes en el tiempo) con la historia de nuestro país. Vamos, que uno se entretiene y, además, aprende. Es muy divertida de ver. Cada capítulo es una película de época diferente al anterior, y lo mismo estás en un aquelarre junto a Bécquer que estás en el rodaje de “Viridiana” (1961) con Buñuel, o viviendo las hazañas del Cid. Por otro lado, los personajes, al ser cada uno “de su época”, dan mucho juego a la hora de generar situaciones cómicas en momentos de mucha tensión.

Otra exitosa serie actual en la que también has trabajado: “La Casa de Papel”. ¿Cómo se consigue que el espectador siga enganchado a ella?

Creo que su secreto es que, como espectador, te agarra y no te suelta. El tono, que es más “comiquero” que el de otras series, juega con cosas increíbles, pero siempre defendidas desde la verdad. Todos nos creemos lo que estamos contando: los productores, los directores, los guionistas, los actores… Todos lo vivimos como si fuese real. Y eso, sumado al ritmo tan cañero de montaje, hace que el espectador no pueda dejar de verla.

¿Eres de actores fetiche? ¿Hugo Silva sería un actor perfecto para tu tipo de argumentos?

Hugo es un actorazo, soy muy fan. Y es como los vinos: a medida que va cogiendo años, va a mejor en todos los aspectos. Es de esos actores que desprende carisma por los cuatro costados y, encima, le gusta arriesgar con los papeles y salir de su zona de confort.

“70 binladens”

Y en cuestión de actrices, ¿quizás Emma Suárez?

Emma es una actriz que, si fuese por mí, la querría en todas las películas de haga a partir de ahora. Pese a llevar muchos años en la profesión, veo que disfruta como una niña jugando y se entrega a muerte. Al principio, ella no se veía en “70 binladens”, pero confió en mí y se dejó arrastrar dejándose la piel. Le encanta lo que hace, es pura pasión.

¿Cómo recuerdas el rodaje de tu ópera prima, “Bosque de sombras” (2006), que tenía al frente del reparto a un actor con tanto carácter como Gary Oldman?

Fue un rodaje jodido: primera película, prácticamente toda en decorados y exteriores naturales, y en uno de los veranos más lluviosos que recuerdo en el País Vasco. Eso, sumado a que teníamos muy poco dinero y actores internacionales muy famosos con sus fechas cerradas, hizo que fuese una experiencia muy dura. No lo pasé bien, pero lo recuerdo con muchísimo cariño, y creo que la película resultante se parece mucho a la que tenía en mente. Y ya ves, una ópera prima con Gary Oldman de prota. Lo que yo llamo una ‘bilbainada’.

Después vinieron películas como “Gernika” (2016) y “70 binladens” (2018). Tus protagonistas siempre sufren mucho, ¿no? Para salvar su vida, para llegar a final de mes…

Puede ser, pero es que, sin conflicto, no hay historia. Las protagonistas de ambas películas son dos mujeres solas, fuertes y luchadoras en entornos hostiles. Una, por sus ideales. La otra, porque es una superviviente nata.

Cuidas mucho los personajes femeninos.

Me gustan, me atraen mucho y creo que son muy importantes. Aunque queda mucho trabajo por hacer, es importante que cada vez haya más personajes femeninos interesantes liderando las películas que se estrenan. Venimos de una tradición con una mirada muy masculina en el cine, y esto tiene que cambiar. Es maravilloso poder ver cada día más películas dirigidas, fotografiadas o musicalizadas por mujeres. Además, me gusta rodearme de buenas actrices a las que admiro. Es que mira qué lista: Aitana Sánchez-Gijón, Emma Suárez, Nathalie Poza, María Valverde, Virginie Ledoyen, Bárbara Goenaga, Ingrid García-Jonsson… Y Marta Nieto, Marian Álvarez o Alba Flores, en televisión. Casi nada.

“Gernika”

¿Seis directores de referencia?

¿Seis? Imposible. Alfred Hitchcock, Sam Peckinpah, Sergio Leone, Quentin Tarantino, Álex de la Iglesia, Chicho Ibáñez Serrador… ¡Me dejo mil!

Inevitable pregunta: ¿Cómo estás pasando el confinamiento y cómo ves el futuro en general, y del audiovisual en concreto?

El confinamiento lo he llevado con paciencia. Solo nos han pedido que aguantemos en nuestras casas. Así que he ido matando el tiempo en parte trabajando y en parte poniéndome al día con libros, comics y películas que tenía pendientes. Respecto al futuro inmediato, uno siempre trata de ser positivo, pero está claro que va a costar coger de nuevo el ritmo de las producciones de antes. Gracias a la demanda de contenidos de las plataformas, estábamos viviendo el momento en el que más se estaba rodando que yo recuerde. Ahora, con todo el miedo lógico, los protocolos de rodaje y demás, la cosa va a ir lenta. Pero no dudo de que, en unos meses, estaremos rodando y generando contenidos audiovisuales de nuevo.

¿Proyectos? ¿Qué son “Caminantes” y “Perros Muertos”?

Lo siguiente en lo que me embarco, en cuanto se pueda, es la quinta parte de “La Casa de Papel”. “Perros Muertos” es un proyecto de largometraje con el que llevo muchísimos años, pero no sé si algún día se rodará. Es cine quinqui y cine de infectados, mezclados en la Almería de los años 80. Y “Caminantes” es una serie para Orange TV que está producida por 100 Balas (The Mediapro Studio). Es una serie de terror rodada con móviles, donde, al estilo de la película “El proyecto de la Bruja de Blair” (1999), la historia se cuenta a través de las grabaciones de los teléfonos de unos chicos que han desaparecido haciendo el Camino de Santiago. Estamos pendientes de saber fecha de estreno, pero será más pronto que tarde.

Pere Vall. Periodista cultural y del mundo de la farándula en general, especializado en cine. Colabora en Time Out, Ara, RNE y Catalunya Ràdio, y fue redactor jefe en Barcelona de la revista Fotogramas durante más de 20 años. Fanático de Fellini, de las películas de terror buenas, regulares y malas, y del humor y la comedia en general. De pequeño, quería parecerse a Alain Delon, y ha acabado con una cierta semejanza a Chicho Ibáñez Serrador. No se queja de ello.