Gracias a películas y series, viajamos a los grandes destinos del mundo con puntos de vista muy diferentes que nos ayudan a redescubrirlo

Ahora que las circunstancias nos abocan a no poder hacer unas vacaciones tradicionales, las películas y las series se vuelven el perfecto viaje mental a numerosos destinos que se muestran desde perspectivas muy diferentes. Si durante muchos años hemos viajado y hemos aprovechado para ver presencialmente los escenarios clave de numerosas ficciones, ha llegado el momento de hacer el ejercicio inverso para poder redescubrir el mundo. En cine podemos hacer un viaje a medida, casi como hacía Arnold Schwarzenegger cuando escogía ser un agente secreto para su estancia en Marte en “Desafío total”. Así, podemos saltarnos las leyes del espacio y el tiempo e ir a “Midnight in Paris”, que incluye un billete de ida y vuelta a la época capital de la creatividad del siglo XX. O podemos hacer una doble a estancia en Seattle y Nueva York gracias a “Algo para recordar” junto a Tom Hanks y Meg Ryan.

“Antes del atardecer”

Si de lo que se trata es de aprovechar el viaje para la introspección y hablar de aquellas cosas que nos callamos en casa, tenemos la opción de hacer un maratón con “Antes del amanecer”, “Antes del atardecer” y “Antes del anochecer”, que implica pasear por Viena, París y Grecia en diferentes etapas vitales. Si preferimos viajes más hedonistas, podemos disfrutar de la luz y la alegría de la Toscana en “Mucho ruido y pocas nueces”, una de las grandes adaptaciones de Shakespeare a cargo de Kenneth Branagh. Sin olvidar la posibilidad de compartir las “Memorias de África” de Meryl Streep, sobre todo porque cualquier desplazamiento con música de John Barry es infinitamente más evocador. 

Si por el contrario se busca un viaje menos terrenal y más temerario, lo mejor es recurrir al cine de espías. Tenemos desde la larga saga dedicada a James Bond hasta la protagonizada por Jason Bourne, pasando por supuesto por la de “Misión: Imposible”. En esta última veréis además el Burj Khalifa como no lo habéis visto nunca. Si sois de los que os gusta sufrir viajando, podéis pasar miedo con “Escapada perfecta”, sobre lo que pasa cuando hablas con desconocidos, o “Wolf Creek”, la demostración de que en Australia hay nativos con intenciones muy oscuras.  Si aspiráis a un viaje diferente, una gran recomendación es hacerlo con el documental “Kedi”, que nos guía por Estambul a través de sus gatos de calle.

“The Trip”

En cuanto a series, de nuevo viajar de la mano de los espías es una de las mejores maneras de asegurarse un buen número de lugares para visitar. Ahora que se ha acabado, “Homeland” es una excusa para ir a las interioridades de los conflictos geopolíticos de todo el mundo, con mención especial a su estancia berlinesa; o también se puede seguir a Villanelle en sus encargos en “Killing Eve”, que justo acaba de venir a nuestra casa.

Hablando de espías, se habla muy poco de los de “The Night Manager”, con Tom Hiddleston persiguiendo Hugh Laurie por Suiza, Egipto y Mallorca. En una compilación de destinos como este, no pueden faltar dos clásicos como “Juego de Tronos”, seguramente una de las ficciones modernas que más viajes ha generado (preguntadles a los habitantes de Dubrovnik), y “Lost”, que todavía hoy se hace presente cuando suspiramos por una escapada hawaiana.

Para acabar, un título imprescindible si se trata de hacer vacaciones desde el sofá de casa: “The Trip”, un viaje gastronómico con los actores Steve Coogan y Rob Brydon que te da envidia y risa en idéntica proporción.

Pep Prieto. Periodista y escritor. Crítico de series en ‘El Món a RAC1’ y en el programa “Àrtic” de Betevé. Autor del ensayo “Al filo del mañana”, sobre cine de viajes en el tiempo, y de “Poder absoluto”, sobre cine y política.