Este Sant Jordi recuperamos algunas propuestas relacionadas con el mundo del libro

Que existan series sobre doctores que luchan contra la muerte, policías que persiguen asesinos o periodistas que destapan tramas se entiende. Pero, ¿qué sentido tiene rodar ficciones donde el trabajo del protagonista es pasarse horas y horas en soledad, ante una pantalla? Aun así, los escritores generan fascinación y, por lo tanto, hay un buen puñado de series que tienen como protagonista gente del ramo de la novela. Estas son diez de las principales.

Californication (Showtime, 2007-2014). El inexpresivo David Duchovny asume el rol de un escritor víctima del bloqueo creativo, incapaz de decir que no a cualquier tentación, especialmente si es el alcohol, las drogas o el sexo quien llama a la puerta. Trasplantado de Nueva York a California, intentará retomar su carrera mientras su entorno sentimental y familiar se desintegra.

Se ha escrito un crimen (CBS, 1984-1996). La escritora de novelas de misterio por antonomasia, en la televisión, es la señora Fletcher, que resolvía los casos casi sin querer. Aunque su principal mérito, más que el literario, es haber aguantado mil y una reposiciones y que, a pesar de la producción sencilla y seriada de sus episodios, retengan todavía un cierto encanto kitsch y la presencia inefable de Angela Lansbury.

Girls (HBO, 2012-2017). Lena Dunham escribía, interpretaba y producía esta comedia agridulce, heredera de “Sexo en Nueva York”, en la que ella hacía de aspirante a escritora. Como acostumbra a pasar: el primer paso de su formación era tener algo que decir. O sea, salir del cascarón y vivir. Coger confianza y desacomplejarse. Uno de los episodios más sobrecogedores es el del encuentro con un escritor consagrado, enturbiado por una situación de acoso sexual.

Black Books (Channel 4, 2000-2004). No solo de escritores viven las ficciones literarias. También los libreros han sido objeto de series. Como esta comedia sobre el amo de una librería que odia a la gente –mala cosa, cuando trabajas de cara al público– y al cual acompañan dos personajes entrañables más: un ayudante que parece estar en la luna y la única amiga que tiene. Creada y protagonizada por el vitriólico Dylan Moran.

Castle (ABC, 2009-2016). Las tensiones sexuales no resueltas dan mucho de juego y esta serie empieza con dos personajes en conflicto: un escritor de “best-sellers” de misterio y una detective policial. Los dos resuelven crímenes en Nueva York, pero a ella no le gusta que él interfiera en su trabajo. La investigación del asesinato de la madre de la policía sirve como gran arco argumental que liga los diferentes casos episódicos.

October Road (Abc, 2007-2008). Otra serie que parte de un bloqueo creativo es esta producción sobre un guionista famoso que vive a lo grande en Nueva York, pero le cuesta seguir escribiendo. El encargo de volver a su ciudad natal le sirve de estímulo, pero su familia no lo recibe con el mismo entusiasmo. Además, descubre que su exnovia tiene un hijo que, por la edad, podría ser biológicamente suyo.

The Affair (Showtime, 2014-2019). Antes de derivar en un psicodrama discutible, “The Affair” fue una estimulante historia alrededor de la aventura amorosa entre Noah Solloway, un escritor bloqueado, y Alison Bailey, una mujer fascinante pero con una aura peligrosa. Uno de los alicientes es que la serie presenta a menudo unos mismos acontecimientos vistos desde diferentes puntos de vista.

Sharp Objects (HBO, 2018). Y ya que estamos de retornos a ciudades natales, el que protagonizó Amy Adams como protagonista casi absoluta de esta serie. Dirigida por Jean-Marc Vallée, después del éxito de “Big little lies”, explica la historia de una reportera que quiere hacer crónica de cómo se vive el asesinato de dos niñas en la pequeña comunidad donde creció, en el Sur profundo de los Estados Unidos. La presencia de una madre obsesiva y la atmósfera enfermiza del lugar causarán estragos en la periodista.

Byron (BBC, 2003). Miniserie de dos episodios sobre la etapa adulta del poeta Lord Byron. Nick Dear escribió el guion de una serie protagonizada por Jonny Lee Miller y Vanessa Redgrave, en el papel de Lady Melbourne. Sobria y muy centrada en la personalidad afectada del escritor, revelada en sus momentos más encantadores pero también en la crueldad con la cual trataba a aquellos que se le atravesaban.

Bored to Death (HBO, 2009-2011). Un tímido aspirante a novelista se gana la vida haciendo de improbable detective. Esta es la premisa de una serie que recoge los personajes creados por el novelista Jonathan Ames. El resultado es una comedia fresca y muy hipster, protagonizada por Jason Schwartzman, que deambula por Nueva York mientras resuelve casos y procura poner orden en su vida sentimental, acompañado de Ted Danson y Zach Galifianakis.

Àlex Gutiérrez. Periodista especializado en medios de comunicación y audiovisual. Actualmente trabaja en el diario ARA, como jefe de la sección de Media y autor de la columna diaria ‘Pareu Màquines’, donde hace crítica de prensa. En la radio, colabora en ‘El Matí de Catalunya Ràdio’, con Mònica Terribas y en el ”Irradiador’, de iCatFM. También es profesor en la Universitat Pompeu Fabra. Su capacidad visionaria queda patente en una colección de unos cuantos miles de CDs, perfectamente inútiles en la era de la muerte de los soportes físicos.