Hay producciones cinematográficas y televisivas que consiguen que las adoptes y que tienen el don de ponerte de buen humor

Cuando se trata de levantar el ánimo, la ficción acostumbra a ser un antídoto imbatible, pero más allá de su valor evasivo o terapéutico encuentras historias que tienen el don de hacerlo casi sin proponérselo. Son relatos que, con su tono o la empatía que desprenden, son una invitación a preservar el buen humor ante cualquier adversidad. Su valor para mejorar los días depende mucho de las respectivas miradas, por supuesto, pero hay películas y series que generan mucha unanimidad porque las situamos en esa esfera bautizada como “feel good”. En el caso del cine, no hay duda de que si hay un clásico que mantiene inalterable su capacidad para poner de buen humor es “Cantando bajo la lluvia”. La película de Stanley Donen con Gene Kelly de protagonista es absolutamente infalible por su contagiosa alegría, el carisma de los personajes y un amor desbordante al poder evocador del musical. Si hablamos de musicales, hay dos títulos que merecen como pocos figurar en esta lista: uno es, sin ninguna duda “The Blues Brothers” (en Filmin), con John Belushi y Dan Aykroyd embarcados en una “misión divina” para salvar el orfanato donde crecieron; y la otra es “Hairspray” (en Amazon), adaptación del film de culto de John Waters con un John Travolta travestido, una Michelle Pfeiffer maligna y un James Marsden memorable. En cuanto a películas actuales, también se puede recurrir a “Sing Street” (en Amazon y Filmin). No es exactamente un musical pero se acerca mucho a su lenguaje y tiene un “no sé qué” que te hace adoptarla a los cinco minutos de metraje, un poco como sucede con “Begin again”, del mismo director. En cuanto a las comedias, se pueden recetar de diferentes épocas y modalidades, desde la imprescindible “El guateque” (en Filmin) hasta “Notting Hill” (en Netflix y Amazon), pasando por “Crazy, Stupid Love” (en Netflix y HBO) o la fundamental “Todo en un día” (en Netflix y Amazon). Conviene no olvidar tampoco el poder sanador de “Mucho ruido y pocas nueces” (en HBO y Filmin) de Kenneth Branagh o películas independientes con espíritu constructivo como “El amigo de mi hermana” (en Filmin), con Mark Duplass, Emily Blunt y Rosemarie DeWitt. Y finalmente, tener muy claro que si hay una comedia que te endereza cualquier día seguro que lleva la firma de Charles Chaplin. En los catálogos de Amazon y Filmin se encuentran unos cuántos títulos.

En series de televisión, si lo que se quiere es sonreír de complicidad se puede acudir a los clásicos modernos, sobre todo “Seinfeld”, “Frasier” y “The Office” (la británica o la norteamericana, da igual: esta última está en Amazon), que además nos hacen de espejo en aquellos aspectos de la cotidianidad que tienen potencial humorístico y quizás no nos habíamos dado cuenta.  También te cambian el humor “Crazy Ex-Girlfriend”, “Unbreakable Kimmy Schmidt” (estas dos, disponibles en Netflix, principalmente por su visión nada convencional del romanticismo y las relaciones humanas) o la nunca bastante reivindicada “Parks and Recreation”. Si de lo que se trata es de observar con ironía y empatía temas serios, se puede recurrir a “El Método Kominsky” (en Netflix). Y para acabar, dos comedias que merecen toda la atención posible: “Community”, (en Netflix y Amazon), cuyo culto no para de crecer, y “Derry Girls” (Netflix), toda una demostración de cómo dar risa en tiempos convulsos.

Pep Prieto. Periodista y escritor. Crítico de series en ‘El Món a RAC1’ y en el programa “Àrtic” de Betevé. Autor del ensayo “Al filo del mañana”, sobre cine de viajes en el tiempo, y de “Poder absoluto”, sobre cine y política.