TNT estrenó el 29 de marzo la secuela de “Vota Juan”, la serie política protagonizada por Javier Cámara

Aunque a estos malos tiempos sea difícil ponerle buena cara, “Vamos Juan”, comedia política firmada por Diego San José y protagonizada por Javier Cámara, se ha propuesto sacar una sonrisa a los espectadores confinados con las desventuras de Juan Carrasco, un exministro de Agricultura que, cansado de sobrevivir como profesor en Logroño, decide volver a Madrid para fundar su propio partido político y vengarse de sus antiguos compañeros. Su búsqueda de fondos, equipo y proyecto se puede seguir desde el 29 de marzo en TNT, en formato maratón. ¿Y la ideología? “Solo sirve para perder votos”, dice el propio Juan Carrasco.

Este político de provincias con aspiraciones, que ya demostró su frustrada voluntad de ser presidente en “Vota Juan”, explota, en el mejor sentido, en esta secuela que se puede disfrutar sin haber visto la primera parte. Aquí Juan Carrasco es aún más torpe y miserable, y el espectador solo espera, con una mezcla de miedo y vergüenza, no reconocer a ningún mandatario actual en sus fechorías. Aunque el propio Javier Cámara ha confesado que analistas cercanos al poder reconocieron que «más que comedia, parecía un documental». Lo mejor, y quizás lo más difícil de conseguir, es que siempre es tan patético que hasta inspira cierta ternura.

El veterano actor está tan cómodo en su papel que se ha atrevido a dirigir uno de los siete capítulos de la serie producida por 100 Balas (The Mediapro Studio) que firman como realizadores titulares Víctor García León y Borja Cobeaga. Este último ya ha demostrado lo bien que se entiende con Diego San José en “Ocho apellidos vascos”, “Fe de etarras”, “Pagafantas”, aunque fue en “Vaya semanita” donde se acostumbraron a lanzar chistes a izquierdas y derechas, como en “Vamos Juan”.

Ingenio, sin ser Rambo

Si en “Vota Juan” apenas salían del Ministerio de Agricultura, en “Vamos Juan” se multiplican los escenarios y viajan de Logroño a Madrid, e incluso se van de caza. Repite, además, la mayoría del equipo de confianza de Juan Carrasco: Macarena (María Pujalte), su inseparable directora de comunicación; Víctor (Adam Jezierski), su asistente; y su antiguo chófer Pascual (Pedro Ángel Roca). Además, la familia del protagonista, tanto su mujer (Yaël Belicha) como su hija Eva (Esty Quesada), ahora community manager del nuevo partido, ganan mucho protagonismo. Entre los nuevos fichajes, destaca Jesús Vidal como jefe de campaña y Oti Manzano, que da vida a “la víctima que todo partido necesita para ganar votos”, según el ideólogo político del partido.

Las genialidades y canalladas que sueltan los personajes son obra de Diego San José, Víctor García León, Daniel Castro y Pablo Remón. Su vocación era ir aún más lejos que en la primera entrega y conseguir una comedia aún más ácida y oscura sobre las miserias del poder. Son incisivos, sarcásticos, pero no unos kamikazes. Por eso, cada parodia está medida al milímetro. De hecho, la máxima de Diego San José es: “Cuanto más provocador es un chiste más ingenio requiere”. A ver si esta vez ningún poderoso vuelve a verse reflejado. Ni un segundo.

Helena Cortés. Periodista (de las de vocación) y comunicadora audiovisual, es la chica de la tele en ABC y ABC Play. Analizaba series y programas en Non Stop People (Movistar+) y Cope y ahora puedes escucharla en “Las cinco letras” de “El enfoque” de Onda Madrid. Aprende y enseña Periodismo en la Universidad Carlos III.