Gracia Querejeta (Madrid, 1962) estrena su nuevo largometraje, “Invisibles”, donde tres mujeres de más de 50 años se encuentran, cada jueves por la mañana, para dar un paseo en chándal por un parque de Cáceres. Y ahí ellas se cuentan sus vidas, sus alegrías y sus tristezas. Tres espléndidos personajes para tres extraordinarias actrices, Adriana Ozores, Emma Suárez y Nathalie Poza, acompañadas, en papeles más secundarios, por Blanca Portillo, Pedro Casablanc y Fernando Cayo. La directora de “Siete mesas de billar francés” o “Felices 140” ha apostado por la sencillez, una sencillez que esconde unos riesgos que Querejeta nos desvela.

Has dicho que “Invisibles” es tu película más arriesgada.

Sí, porque se apoya solo en sus tres protagonistas y en la interpretación de sus actrices. Las colocamos en el parque para que caminen y hablen. Y hablan de muchos personajes que nunca vemos. En este sentido digo que es arriesgada. Y experimental.

Sobre todo, comparado con tu anterior film, “Ola de crímenes”, que era un trabajo de encargo.

Un trabajo de encargo de Telecinco que yo acepté gustosamente y tan contenta. Ahí ni siquiera el guion era mío. “Ola de crímenes” respondía a un modelo de producción completamente diferente al de “Invisibles”: el dinero estaba asegurado desde el principio, había una productora fuerte detrás y mucha más gente trabajando. La aparente sencillez de “Invisibles” la convirtió en más compleja en todos los sentidos: de producción y de rodaje. No te puedes ni imaginar lo complicado que fue organizar y rodar esos paseos de Emma Suárez, Adriana Ozores y Nathalie Poza. ¡Eran tomas larguísimas!

Gracia Querejeta con Emma Suárez, Adriana Ozores y Nathalie Poza / (Foto: José Haro)

La película se titula “Invisibles”, pero también podía haberse titulado “Invencibles”.

Efectivamente, porque esa presunta invisibilidad social de estas mujeres de 50 años no logrará hacerlas desaparecer. Son invencibles, sí.

¿Tenías algún referente anterior, en cuanto a temática y estilo?

No hemos inventado nada. Sin ir más lejos, hay un referente clarísimo que es la saga de Richard Linklater “Antes de”, protagonizada por Julie Delpy y Ethan Hawke.

En “Invisibles” has repetido con Adriana Ozores, después de “Cuando vuelvas a mi lado” (1999) y “Héctor” (2004).

Adriana es una maestra. Es muy generosa trabajando y me ha dado lo mejor. Ha sido un reencuentro muy dulce. Yo tenía muchas ganas de rodar con Emma, y por fin lo he conseguido. Y Nathalie ha hecho una tarea alucinante, muy diferente a todas sus interpretaciones anteriores, donde le habían tocado personajes más duros. Aquí es todo lo contrario. Las cuatro machacamos mucho el guion que he coescrito con Antonio Mercero, para que sonase natural, para que no resultara impostado. Como suele decir Fernando Trueba, mi único mérito ha sido elegir a estas actrices que me han dado lo mejor de sí mismas.

Nathalie Poza y Gracia Querejeta / (Foto: Jesús Casillas)

Los diálogos son naturales y, a menudo, muy divertidos. ¿De quién fue esta reflexión de Nathalie Poza: “El Cola-Cao es fatal para las plantas. Se vuelven adictas”? ¿Es tuya o de Antonio Mercero?

¡Ja, ja, es de Antonio!

“Invisibles” se estrena en un momento especialmente adecuado, en el que la sociedad debate muchos de los temas que vosotros planteáis: esa invisibilidad de las mujeres ‘no jóvenes’; la soledad de los mayores; la necesidad de tener o no tener pareja; los sueldos de los hombres y las mujeres; la violencia doméstica…

Y, además, es una película de mujeres pero que no va en contra de los hombres. Hay hombres que incluso se pueden sentir identificados con ellas tres. Es curioso porque, después de algunos pases, he observado que el target de “Invisibles” es más amplio de lo previsto: no solo interesará a mujeres a partir de los 40 años.

Ofreces una visión bastante pesimista de la juventud actual. Lo digo por los personajes de esa alumna problemática de Adriana Ozores y el de la hija de la pareja de Nathalie Poza.

Es que no me parece que estos sean los mejores tiempos para los jóvenes y los adolescentes. Para empezar, a nivel laboral… ¿qué futuro les espera?

Gracia Querejeta / (Foto: Jesús Casillas)

Por cierto, las tres protagonistas de “Invisibles”, que no paran de contarse cosas personales, seguro que te preguntarían quién es este Luismi al que tú has dedicado el film, al final.

Luismi era un primo carnal mío que murió de un infarto el pasado mes de julio. Estábamos muy unidos.

En paralelo a tu carrera como directora de ficciones tienes un impresionante currículum como realizadora de películas y series documentales, como “El partido del siglo” (1999-2000) o “Rutas de Andalucía” (2019). ¿Te interesa tanto una cosa como la otra?

Sí, y por otra parte, el documental también es una manera de ficcionar. Hay una chispa de ficción en su estructura.

Por Pere Vall


Pere Vall 
Periodista cultural y del mundo de la farándula en general, especializado en cine.
Colabora en Time Out, Ara, RNE y Catalunya Ràdio, y fue redactor jefe en Barcelona de la revista Fotogramas durante más de 20 años.
Fanático de Fellini, de las películas de terror buenas, regulares y malas, y del humor y la comedia en general.
De pequeño, quería parecerse a Alain Delon, y ha acabado con una cierta semejanza a Chicho Ibáñez Serrador. No se queja de ello.