Malaka mediante sus personajes es una historia sobre la lucha entre lo que queremos ser y lo que somos, entre las personas que nos gustaría llegar a ser, y lo mucho que nos cuesta

Málaga es una ciudad muy contradictoria, como tantas otras en la actualidad. Málaga vive envuelta en esa lucha permanente por alcanzar el más ancestral de los equilibrios; ¿cómo lograr el equilibrio perfecto entre un progreso globalizado que enriquece a la ciudad a riesgo de desdibujarla, y la defensa de sus costumbres, de sus tradiciones, sus raíces, que son sus señas de identidad y que se manifiestan a cada instante a riesgo de entorpecer el progreso y mostrarse estancada?

Esta misma contradicción comparten los tres personajes principales de Malaka: los tres quieren mejorar, los tres quieren ser mejores personas, pero hay algo en sí mismos, en su interior, en su pasado, en sus raíces, que se lo pone muy difícil.


Cuando vuelves a tu ciudad después de tanto tiempo, se produce algo que te coge desprevenido

Podemos decir entonces que lo que cuenta Malaka mediante sus personajes es una historia sobre la lucha entre lo que queremos ser y lo que somos, entre las personas que nos gustaría llegar a ser, y lo mucho que nos cuesta.

Dani Corpas y yo nos reencontramos en Málaga, nuestra ciudad natal, después de unos quince años viajando por ahí y viviendo en distintos lugares. Cuando vuelves a tu ciudad después de tanto tiempo, se produce algo que te coge desprevenido. Dice Sting que tuvo que regresar ya adulto a su pueblecito natal para comprender fascinado sobre qué llevaba años escribiendo canciones.

Los tres personajes principales de Malaka -Darío, Blanca y Quino- se conocen a raíz de un suceso policial, y desde ese momento cada uno emprende su lucha particular, encarando verdades, primero por salvarse a sí mismos, para luego… poder salvar, amar, comprender a las personas que les rodean.

Malaka es el nombre con el que los fenicios fundaron la ciudad de Málaga hace más de 2700 años. Malaka significó al mismo tiempo factoría y sal. Malaka fue desde su origen y lo sigue siendo en la actualidad una ciudad portuaria, y un puerto es un lugar donde uno llega, descarga lo que trae, carga lo que tenga que llevarse, y vuelve a partir. Malaka nos ha regalado el escenario ideal para contar esta historia, resultado de incontables horas de charlas y de silencios compartidos con Dani, en esas noches frescas de una ciudad a la que ambos nos sentimos vinculados de un modo terriblemente especial.

Samuel Pinazo es creador, junto al guionista Daniel Corpas, de la serie para televisión “Malaka”.
Con el cineasta colombiano Carlos Zapata ha escrito los guiones de las películas “Topos” (Primer Premio Fondo Cinematográfico Colombiano -estreno previsto 2020-, y “Las tetas de mi madre” (Festival Internacional de Cine de Málaga 2015 y Festival Internacional de Cine Viña del Mar 2015).
Como dramaturgo cuenta con varios premios nacionales e internacionales;  son de su autoría, entre otros, textos como “Hécate y la frontera” (finalista del I Certamen Europeo de Dramaturgia PopDrama 2016 en representación de España -publicado en la Colección Autor Exprés 2018 por la Fundación SGAE-) y “Despachados” (Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá 2014 y 3 Premios Ateneo de Málaga de Teatro 2016 a Mejor Dirección, Mejor Interpretación y Mejor Obra Original).