Historias de iniciación las hemos visto a montones en el cine y algunas nos han marcado: tiernas, morbosas, tristes, alegres, drama o comedia, a centenares, pero qué bien contado está “En los 90”

¡Qué sorpresa! La maravillosa -adjetivo que saco de la chistera muy de vez en cuando- primera película como director del gordito -para que le situéis rápido- actor norteamericano Jonah Hill, “En los 90”, me da la oportunidad de recordar esas primeras veces que no se olvidan, aunque el tiempo avance inmisericorde con su tic tac irreductible y lo cubra todo de blanco.

No me refiero solo al primer amor que siempre se recuerda, aunque lleguen veinte mil más. ¡Qué decir del aroma del primer cigarrillo, de aquella cajetilla que ocultábamos en una verja de una casa abandonada, con el más angelical candor, sin pensar que al llegar a casa el olor a tabaco no se habría desprendido de nuestra ropa; el primer beso, ¡vamos a sublimarlo un poco, caramba!; la emoción de las primeras salidas en noches de no terminar; las primeras escapadas de fin de semana dando esquinazo a los padres, pobres padres; el primer viaje, los primeros amigos, esas excitantes esperas repartiéndonos a los chicos y esos trayectos volando en moto; el primer novio, si es que sigue en pie este concepto como tal; la primera cita; las primeras y tan esperadas llamadas; las primeras cartas sustituidas ahora por el rápido whatsap; la primera boda y el primer hijo, si los hay; el primer muerto; el primer sueldo; el primer piso…    

“En los 90” de Jonah Hill

Recuerdos que se deshacen como pompas de jabón; las primeras decepciones; el primer trabajo; el primer premio; una de cal y otra de arena, caer y levantarse es la vida, cara y cruz; esas primeras veces, que me embalo, tan parecidas pero tan distintas, en que todo sale bien o mal.   

El caso es que historias de iniciación las hemos visto a montones en el cine y algunas nos han marcado: tiernas, morbosas, tristes, alegres, drama o comedia, a centenares. Pero qué bien contado está “En los 90”, el film al que me refería. Es el milagro del cine que logra conectar con el espectador como si fuera… la primera vez. Y es que al director le sale de las entrañas y, contando algo tan personal como universal, nos monta en el skate del chaval protagonista y consigue compartir con nosotros esas impresiones/sensaciones que te quedan tatuadas en la piel.   

“En los 90” de Jonah Hill

Ya sabemos que la vida son etapas y vuelta a empezar muchas veces. Pero, de repente, aparece una película como esta que te revuelve y se instala en la memoria y  nos conmueve porque está hecha de la más pura y artesanal verdad.

“En los 90” de Jonah Hill

No dejéis de verla. Jonah Hill, gran actor, tiene mucho que decir como director, aunque se enteren cuatro gatos, porque su película, cálida y sensible, es todo lo contrario del cine aparatoso y chisporroteante que se lleva. Es cine en pequeño, que no pequeño, es íntimo, pero traspasa y tiene poder.          

Conxita Casanovas
Periodista especializada en cine, trabaja en RTVE.  Acumula mucha experiencia. Ha recorrido los más importantes festivales y ganado importantes premios pero conserva la ilusión y la pasión del primer día. 
Dirige el programa VADECINE que suma ya 37 temporadas en antena en R4 (domingos de 14 a 15 ), espacio que tiene una versión en castellano en  R5  (sábados 11.35 de la mañana)para toda  España.
Actual Directora ademàs del BCN FILM FEST.