Si hay algo que tienen en común los partidarios y los detractores de Juego de Tronos es que todos se han quedado sin la serie de la que no se podían perder ni un episodio. Os proponemos seis series similares para rellenar el hueco:

1. The Hollow Crown. Es bien sabido que la Guerra de las Rosas era una de las grandes inspiraciones de George R. R. Martin. Canvia los Lannister por los Lancaster y los Stark por los York y prepárate para disfrutar de esta excelente adaptación de las dos tetralogías de William Shakespeare. Un reparto con nombres como Benedict Cumberbatch (interpretando a un magnífico Ricardo III), Tom Hiddleston, Ben Whishaw, Jeremy Irons o Sophie Okonedo, entre muchos otros, y una factura visual impecable. No se puede ser más BBC que esto.

2. Vikings. Si lo que más os gustaba de Juego de Tronos eran las batallas, tenéis que ir a por Vikings. Aunque no llegan al mismo nivel ni son tan cinematográficas, son realmente brutales. La del asedio a París va a saciar vuestra sed de golpes de espada y cráneos rebentados. Acabaréis gritando “shield wall” delante del televisor. Además, la cultura vikinga, muy bien representada en la serie, es apasionante. Otra alternativa, menor, es The Last Kingdom. Y si todavía queréis más sangre id a por Spartacus.

3. Roma. Antes de Juego de Tronos, en HBO (co-produciendo con BBC y RAI) ya nos habían ofrecido una serie que tenía en su centro la ambición por el poder. Este retrato crudo de la vida de la Antigua Roma desfiguró la imagen del género del péplum y nos conquistó con el relato de dos legionarios que se van cruzando con hechos históricos, que en este caso son los que llevan el peso narrativo de la serie. Julio César está interpretado por Ciarán Hinds, que luego fue Mance Rayder en Juego de Tronos.

4. Wolf Hall. Si vuestros momentos favoritos de Juego de Tronos eran los políticos y echáis de menos las conversaciones entre Varys y Littlefinger, corred a Filmin para ver esta serie británica sobre el maquiavélico Thomas Cromwell y sus tejemanejes en la corte de Enrique VIII. Con Mark Rylance en el papel protagonista, Damien Lewis en el papel del monarca y Claire Foy, ahora muy conocida por The Crown, interpretando a Ana Bolena. Guión excelente de Peter Kosminsky y ambientación realista.

5. Gunpowder. Si quieres recuperar la sensación de injusticia que tenías con las primeras temporadas de Juego de Tronos, esta miniserie puede ser una solución. Explica la persecución de los católicos en la Inglaterra del s. XVII y está protagonizada por el mismísimo Jon Snow (el actor Kit Harington), en el papel de Robert Catesby, que planea hacer estallar el Parlamento. La miniserie reivindica el papel de este personaje en una historia que en el imaginiario popular está asociada a Guy Fawkes.

6. The Bastard Executioner. Aquí bajamos el listón, pues fue una serie fallida que sólo duró una temporada que estuvo lastrada sobre todo por la falta de carisma del actor Lee Jones. Sin embargo, este intento de Kurt Sutter, el creador de Sons of Anarchy, para hacer una serie medieval, tiene muchos elementos que son afines a Juego de Tronos, empezando por un protagonista muy Jon Snow, que quiere vivir una vida tranquila y pasar desapercibido, y continuando por un mundo muy cruel, con antagonistas sádicos y escenas realmente violentas.

Toni de la Torre. Crítico de series de televisión. Trabaja en El Món de Rac 1, El Temps, Què fem, Ara Criatures, Sàpiens y Web Crític. Ha escrito libros sobre series de televisión. Profesor en la escuela de guión Showrunners BCN e le gusta dar conferencias sobre series. Destaca el Premi Bloc Catalunya, 2014.